Revocar a Maduro y apoyar una candidatura de izquierda independiente. Por: Simón Domingo Tenorio

SimónDomingoTenorio

La pesadilla que vive la Clase Obrera venezolana es terrible y, peor aún, continuará. Al ajuste económico reaccionario endosado por el gobierno, se suma un desastre eléctrico que también es de su autoría. Se cuenta y no se cree: Venezuela, uno de los países con mayor potencial energético del mundo (el país no solo cuenta con recursos naturales para generar energía hidroeléctrica sino también termoeléctrica, eólica, solar, mareomotriz, entre otras) hoy es afectado por un racionamiento eléctrico administrado por quienes produjeron la debacle. Maduro y su camarilla intentan echarle la culpa al cambio climático. Sin embargo, en 2010, cuando el país sufrió también dificultades de generación, fueron invertidos cuantiosos recursos que resultaron malversados. Solo un ejemplo es el famoso caso de los llamados “bolichicos” (empresa Derwick Associates) quienes, entre otras cosas, importaron unidades chatarras vendiéndolas al Estado como nuevas. Sigue leyendo

Anuncios

¿Cuál es el desafío de la Clase Obrera venezolana? Por: Simón Domingo Tenorio

SimónDomingoTenorio

En 2016, la clase obrera venezolana enfrenta un escenario particular, y es que atraviesa la situación económica más difícil de toda su historia. Luego de 17 años de un falso “progresismo”, la caída de la renta petrolera le ha quitado la careta a quienes en otrora se hacían pasar por portadores de los intereses de los trabajadores. Las consecuencias han sido devastadoras. Durante todo este tiempo el movimiento obrero ha sido, en su mayoría, cooptado por alguna de las expresiones políticas de la burguesía. Esto ha traído como consecuencia que, ante el ajuste económico reaccionario implementado por la camarilla Gobierno-MUD, su respuesta sea casi inmóvil. Sigue leyendo

La verdadera alternativa obrera. Por: Simón Domingo Tenorio

 

Hemos señalado en varias oportunidades que la situación que enfrenta la Clase Obrera es terrible y se va a poner peor. Si en algo coinciden los diferentes sectores del capital es que deben aplicar cuando antes una serie de ajustes al sistema que permitan destrancar el proceso de acumulación de capital en Venezuela. Aun cuando está claro que es una crisis de su autoría (algunos investigadores estiman una fuga de capitales de 300.000 millones de dólares aproximadamente en el periodo 1999-2015), los capitalistas pretenden hacer pagar la crisis a la Clase Obrera. Sigue leyendo

Desplazar al reformismo para construir el socialismo. Por: Simón Domingo Tenorio

Me vienen a convidar a arrepentirme,

Me vienen a convidar a que no pierda,

Me vienen a convidar a indefinirme,

Me vienen a convidar a tanta mierda…

Silvio Rodríguez

A veces nos parece tediosa la labor de desmontar a cuanto personaje oportunista intenta engañar con retorica demagógica a la Clase Obrera. Sin embargo, al recordar la increíble labor, la gran tarea, la maravillosa obra de Marx y Engels a favor de los explotados del mundo, nos llenamos de fuerza para combatir el revisionismo en sus diferentes expresiones.

Recientemente un autor hizo una ferviente invitación a la Clase Obrera a “salvar” lo que él mismo reconoce como “madurismo socialdemócrata”*. Se trata del Prof. Humberto Trompiz, quien sabemos tiene influencia en un núcleo importante de jóvenes obreros. Trompiz alega que el socialismo no debe ubicarse en la agenda actual de los revolucionarios venezolanos argumentando que, ante la gravedad de la crisis, el atraso de las fuerzas revolucionarias y la poca convicción socialista de las fuerzas armadas, lo más conveniente es asumir el camino de la socialdemocracia (según el autor, capitalismo + misiones sociales) para evitar que la “derecha neoliberal” llegue al poder.

Aunque parezca increíble, este personaje igualó a Víctor Álvarez en la capacidad de escribir tantos disparates seguidos. Desmontar tantas falsedades y manipulaciones nos llevaría a escribir un libro, sin embargo, abordaremos de manera sintética algunos puntos que consideramos claves.

Según Trompiz, hasta hace poco él consideró que “era posible acelerar la transición socialista en estas tierras”, pero afirma que el desplome de los “progresismos” le ha indicado otra cosa. En primer lugar es importante formular las siguientes preguntas: ¿quién puede deducir que el desplome de los progresismos obliga a postergar la lucha por el socialismo? ¿fueron los progresismos experiencias socialistas? ¿fracasó la Clase Obrera o fracasaron las elites burocráticas y corruptas de cada uno de estos países?. En esta oportunidad nos enfocaremos en el progresismo venezolano, es decir, el chavismo. Por más que el chavismo utilizó palabras bonitas la realidad concreta es que representó un gobierno de capitalistas, es decir, aunque Chávez utilizara frases como “Váyanse al carajo, Yankees de mierda” o “Eres un burro, Bush” la gran verdad es que entregó la mayor parte renta petrolera al capital trasnacional (Según Luis Gavazut, 14 de las 15 empresas que más recibieron divisas en el periodo 2004-2012 fueron de capital trasnacional)1. Ahora bien, es necesario acotar que los progresismos se apoyaron en los altos precios de los commodities (materias primas), en el caso venezolano en los altos precios petroleros2. Así, el chavismo utilizó el gasto social como contención de la población obrera sobrante3 ¿Qué quiere decir esto? Utilizó parte de la renta petrolera para evitar cualquier confrontación entre las clases. Como bien lo explica Manuel Sutherland: “Los progresismos se concentran en políticas populistas fundamentadas en un asistencialismo fuertemente mediatizado, que se afinca en distribuir dádivas de manera clientelar entre la población sumida en la miseria, sin atacar las causas”4. Con la caída de los precios del petróleo se acabó la historia de ficción, se produce una crisis de magnitudes sin precedentes y a continuación, se derrumba el chavismo. ¿Qué propone el gobierno? Seguir pagando lo que le debe a los capitalistas y que la crisis la paguen los trabajadores. Pero, ¿no se hacía llamar “gobierno socialista”? En realidad nunca lo fue (Ni con Chávez ni con Maduro). Por dicha razón el desplome de estos “progresismos” no debe disminuir ni un ápice la lucha de los trabajadores por el socialismo. La consigna de los revolucionarios, respecto a este tema, debe ser: ¡En Venezuela fracasó el chavismo, no el socialismo!

Trompiz acierta en algo: hay una crisis de hegemonía. Sin embargo, su interpretación posterior es totalmente errada. Para dicho autor, solo una oferta socialdemócrata puede bloquear la salida neoliberal y represiva. Hay que aclararles a todos nuestros lectores que cuando Maduro acepta seguir pagando la deuda ante una crisis de estas magnitudes y prepara un ajuste económico contra el pueblo trabajador está implementando medidas neoliberales. Si se trata de represión, ¿no es el gobierno de Maduro quien omite la desaparición física de Alcedo Mora luego de que este efectuara denuncias de corrupción en PDVSA? Por eso, los revolucionarios deben vencer manipulaciones y descartar su apoyo a cualquier variante capitalista. En realidad, no existe un “mal menor” entre un triunfo del chavismo y uno de la oposición de derecha, lo que estaría muy mal es no reconocer los antagonismos existentes entre la Clase Obrera y la burguesía o boliburguesía5 ¿Será que un burgués o boliburgués padece la crisis de la misma manera que un trabajador? ¿Acaso a la burguesía o boliburguesía tampoco le alcanzan sus ingresos para comer? Ante esta realidad los revolucionarios debemos levantar la consigna: ¡Independencia de la Clase Obrera!

Otros de los planteamientos aberrantes de Trompiz es el llamado a esperar que suban los precios del petróleo para que el chavismo se estabilice. Sin quererlo devela otra gran verdad, el chavismo solo pudo mantener su hegemonía con los altos precios petroleros. Muchos oportunistas “de izquierda” intentan achacarle la responsabilidad total de la crisis actual a Nicolás Maduro, tratando de aprovecharse de la simpatía que importantes sectores de los venezolanos conservan con Chávez (es normal que así sea, cuando lo asocian con los beneficios obtenidos por la población, que realmente no fueron producto de su carácter revolucionario sino de la bonanza petrolera de la última década). La realidad es que, aun cuando existen enormes diferencias entre la personalidad de Chávez y Maduro, sus gobiernos desde el punto de vista estructural son lo mismo, las diferencias son de forma.

En fin, Trompiz no es un revolucionario, es un reformista. Su ingenuidad sirve de instrumento a los capitalistas. No puede proponer nada a los marxistas, porque él no es un marxista. De estar vivo, Marx le replicaría diciendo lo mismo que escribió en la Circular del Comité Central a la Liga Comunista en 18506. “Para nosotros no es cuestión reformar la propiedad privada, sino abolirla; paliar los antagonismos de clase, sino abolir las clases; mejorar la sociedad existente, sino establecer una nueva”. Esa sociedad nueva es el socialismo y no aplazaremos nuestro deber histórico por nada ni nadie.

*Ver artículo: TROMPIZ, H. Salvemos el madurismo socialdemócrata. Disponible en: http://www.aporrea.org/ideologia/a214668.html

REFERENCIAS

1 GAVAZUT, L (2014) Dólares de maletín, empresas extranjeras y modelo económico socialista: ¡ensayo sorprendente! Disponible en: http://www.aporrea.org/media/2014/03/la_cosecha._loe..pdf

2KORNBLIHTT, J (2015) La baja del precio de las materias primas y la contracción de la economía. Diario Los Andes. Disponible en: http://www.losandes.com.ar/article/la-baja-del-precio-de-las-materias-primas-y-la-contraccion-de-la-economia

3SEIFFER, T; KORNBLIHTT, J; LUCA, R (2011). El gasto social como contención de la población obrera sobrante durante el kirchnerismo y el chavismo (2003-2010). Disponible en: http://revistas.ucm.es/index.php/CUTS/article/viewFile/38432/37173

4SUTHERLAND, M (2014) ¿Qué es la Revolución Socialista? Biblioteca Ciencia Obrera. Colección Revolución Socialista. Editorial ALEM. Caracas. Venezuela

5ASTARITA, R (2014) Chavismo o independencia de clase. Disponible en: https://rolandoastarita.wordpress.com/2014/03/19/chavismo-o-independencia-de-clase/

6MARX, K. Circular del Comité Central a la Liga Comunista. Marzo 1850. Disponible en: https://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/50_circ.htm

El socialismo CON capitalistas de Víctor Álvarez. Por: Simón Domingo Tenorio

Ante el evidente desplome del gobierno de Nicolás Maduro, diferentes factores del chavismo han partido en la búsqueda de una trinchera que los proteja del estallido que se avecina. Ciertos personajes intentan hacer una crítica que autodenominan “radical”, aun cuando no trasciende los estamentos reformistas. Se trata de exfuncionarios del Estado que, ante la pérdida de sus beneficios clientelares, han optado por emitir juicios que hacen el esfuerzo por vender como “posiciones de izquierda”.

Algunos, por lo menos, tienen la vergüenza de reconocer que la crisis actual no es responsabilidad del socialismo como modelo sino de un gobierno que fue cómplice en el saqueo de por lo menos dos tercios de nuestros ingresos petroleros desde 1999 hasta la actualidad (aunque intenten achacarle la responsabilidad exclusiva a Nicolás Maduro).

En esta oportunidad desmontaremos a un personaje aún más nefasto. Se trata de alguien que se hace pasar por “intelectual de izquierda”. Otro exfuncionario que no se quejaba del gobierno cuando este le editaba sus libros y mucho menos cuando recibió el Premio Nacional de Ciencia en 2013 (Imagínense ustedes). Ese estafador que ante el fin del régimen político del chavismo busca refugio en FEDECAMARAS (quien lo acogió en su 71º Asamblea Anual)*, ha decidido atacar, cual común operador de derecha, a lo más sublime, a la única esperanza de los explotados del mundo: el socialismo.

Ese elemento ha demostrado ser un enemigo de los intereses de la Clase Obrera, al igual que la burguesía, la boliburguesía y todos sus secuaces. Su nombre: Víctor Álvarez.

Para Álvarez**, la crisis que actualmente padece el país se debe, fundamentalmente, a que el gobierno creó un “ambiente hostil para la empresa privada”. Este es un argumento trillado de la burguesía venezolana. Precisamente ocurrió todo lo contrario, lo cual devela el carácter burgués de los gobiernos del chavismo. Para demostrarlo, utilizaremos tres argumentos que se esgrimen a continuación:

1)             Según las investigaciones del compañero Luis Enrique Gavazut (2014), durante el periodo 2004-2012 el gobierno de Hugo Chávez entregó el 90,05% de las divisas (CADIVI) a solo el 20% de las empresas (de aquellas que recibieron divisas). Ese 20% estuvo representado por 15 empresas, de las cuales todas eran privadas (14 de capital trasnacional y 1 de capital nacional)***. Lo anterior permite deducir que Chávez no tuvo problemas en entregar un enorme pedazo de la renta petrolera a los capitalistas.

2)             Aun cuando se le ha entregado un enorme pedazo de la renta petrolera, la burguesía venezolana no ha sido capaz de desarrollar las fuerzas productivas. En el periodo 1950-2015 el sector manufacturero no logró contribuir en más de un 20% al PIB.

3)             La gran pregunta es ¿dónde están los dólares? La respuesta: en el exterior. Según investigaciones de Marea Socialista y otros investigadores, durante el periodo 1998-2013 la fuga de capitales se estima en 259.234 millones de U$D. Como tajantemente señala Manuel Sutherland: “Se llevan la renta petrolera”. Sin embargo, sacar el dinero de Venezuela no se trata simplemente de caprichos burgueses. Como ya hemos señalado en oportunidades anteriores, el capitalista siempre va a buscar una mayor acumulación de la manera que le resulte más sencilla y, en este caso, lo más fácil es robarse el dinero que, desde el erario público, les ha entregado el gobierno cómplice con la supuesta misión de “producir”.

Ahora bien, ¿será que Víctor Álvarez desconoce estas verdades? Estamos seguros que no es así. Entonces, ¿por qué emite esas posiciones? Ya lo mencionamos, es evidente que busca cobijo político en FEDECAMARAS. Pero, ¿no se hacía llamar socialista? Sí, puede hacerse llamar como quiera, pero lo que realmente determina la esencia de un ser humano son sus acciones.

Continuemos. Quizás lo más asqueroso y manipulador de Álvarez es el comentario final de su artículo: “Ante el fracaso de las empresas estatizadas que terminaron quebradas por el burocratismo y la corrupción, China, Cuba y otros países con gobiernos de izquierda y revolucionarios han concluido que el socialismo sin capitalistas no funciona y ahora conceden toda clase de incentivos para atraer inversiones extranjeras que saquen a sus países de la postración económica en la que permanecieron a lo largo de varias décadas.” Es impresionante la habilidad de este sujeto para escribir mentiras. Comencemos a desmontarlo:

1)             El “fracaso de las empresas estatizadas que terminaron quebradas por el burocratismo y la corrupción” no puede considerarse socialista. En realidad esto nos lleva a pensar en dos opciones: Víctor Álvarez no sabe lo que es el socialismo o es un mitómano que escribe cualquier cosa para lograr sus objetivos. Veamos. El conjunto de relaciones humanas que se materializan para producir los bienes necesarios para la vida es lo que Marx engloba en la categoría de relaciones de producción. La característica más resaltante de las relaciones de producción capitalistas es la explotación, cuya finalidad es generar plusvalía. Álvarez intenta engañar al inferir que en las empresas estatizadas se desarrollan naturalmente relaciones de producción socialistas. El entrañable compañero de Marx, Engels, lo expresó tanjantemente en su obra Anti-Dühring: “La propiedad del Estado no suprime la propiedad del capital sobre las fuerzas productivas”. De esta manera, continua existiendo la división y explotación del trabajo. Ya no es un burgués quien reprime a la Clase Obrera, es un burócrata. La paráfrasis que el Prof. Rolando Astarita (2015) hace al texto de Engels es excelente: “Después de todo, el Estado moderno no es más que la organización que se da la sociedad burguesa para sostener las condiciones de reproducción del capital, y las empresas estatales son parte de este sistema”.

2)             ¿A qué revolucionario se le puede ocurrir que el gobierno chino (o incluso el gobierno cubano) es expresión del socialismo? Basta con ver cualquier video de las maquilas existentes en el país asiático para palpar las relaciones de producción del capitalismo en su mayor expresión. Por cierto, de manera similar, en Venezuela, los trabajadores de las fábricas VTELCA (teléfonos celulares) y VIT (computadoras) son explotados sin poder de decisión en ninguna de las fases del proceso productivo. Estás empresas venezolanas también se hacen llamar “socialistas”.

3)             Por último, Álvarez enuncia que la salida a la “postración económica” es abrirse a las “inversiones extranjeras” del capital trasnacional. Su artículo no podía terminar de otra forma. Un cipayo de los capitalistas como Álvarez no podía dejar pasar la oportunidad de decirlo, de reafirmar su posición de defensor del Capital sobre el trabajo. El mejor argumento para rebatir esta tesis es recordarle todas las calamidades que a nivel mundial está sufriendo la humanidad como consecuencia de este sistema: explotación, hambre, tristeza, dolor.

Para finalizar, queremos afirmar que no solemos ser tan ofensivos en la argumentación. Sin embargo, la situación lo ameritaba. Desde 1989, diferentes actores han pisoteado, engañado y manipulado la disposición de cambio del pueblo venezolano. Muchos se rasgaron las vestiduras con discursos “socialistas” y, mientras tanto, la burguesía siguió acumulando como nunca a partir de una riqueza usufructuada. En el caso de Víctor Álvarez, intenta ubicarse como interlocutor valido de la Clase Obrera, en realidad es un interlocutor de los capitalistas, como lo es Diosdado, Maduro y muchos otros. Lo importante es saber reconocer que el socialismo está más vigente que nunca, como la única esperanza de los explotados a nivel mundial. Así, coincidimos con el Prof. Rolando Astarita (2014) en que: “El socialismo, en tanto programa liberador, en tanto crítica radical de toda forma de opresión y explotación, sólo podrá reinstalarse en la agenda de la clase obrera mundial desde la autonomía y autodeterminación de los explotados. Es hora de volver a las concepciones fundantes del comunismo. Y en particular, a la idea rectora de la independencia de clase: la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”. ¡Levantemos todos la consigna de la Independencia de Clase! ¡El socialismo con capitalistas no es socialismo!

*Ver presentación de Álvarez en FEDECAMARAS. Disponible en: http://fedecamaras.org.ve/71asamblea/wp-content/uploads/2015/07/VictorAlvarez.pdf

**Ver Artículo: ÁLVAREZ, V. El socialismo sin capitalistas no funciona. Disponible en: http://www.aporrea.org/ideologia/a213995.html

***Se incluyen SIDOR, CANTV y MOVILNET antes de ser nacionalizadas.

REFERENCIAS

ASTARITA, R (2014) Chavismo o independencia de clase: Disponible en:   https://rolandoastarita.wordpress.com/2014/03/19/chavismo-o-independencia-de-clase/

ASTARITA, R. (2015) YPF, salarios ejecutivos y estatismo burgués. Disponible en: https://rolandoastarita.wordpress.com/2015/05/17/ypf-salarios-ejecutivos-y-estatismo-burgues/

GAVAZUT, L (2014) Dólares de maletín, empresas extranjeras y modelo económico socialista: ¡ensayo sorprendente! Disponible en: http://www.aporrea.org/media/2014/03/la_cosecha._loe..pdf

MAREA SOCIALISTA (2014) Sinfonía de un desfalco a la nación: Tocata y fuga de capitales. Disponible en:http://www.aporrea.org/contraloria/n257348.html

SUTHERLAND, M (2015) Entrevista en diario La Razón. Disponible en: http://www.larazon.net/2015/03/24/manuel-sutherland-se-llevan-la-renta-petrolera/

La farsa de la “Guerra Económica”. Por: Simón Domingo Tenorio

Eduardo Sartelli, ese gran y a la vez humilde militante revolucionario argentino, nos narra en su libro La Cajita Infeliz: Un viaje a través de la sociedad capitalista1, específicamente en el Capítulo IV, una fábula bastante entretenida y de mucha moraleja  para la realidad política que actualmente vive Venezuela. Se trata de El escorpión y la rana. La historia, contada por el propio Eduardo (aunque no es el autor), cita de la siguiente manera:

“El escorpión suplicó a una rana ayudarlo a cruzar el estanque. La rana se negó, argumentando que el escorpión la mataría. Este replicó que si tal cosa hiciera ambos se ahogarían, por lo que podía confiar en él. La rana accedió. Cuando iban llegando a la mitad del estanque el escorpión picó a la rana que, sorprendida, le recordó sus palabras mientras ambos se hundían en el agua. – No pude evitarlo… – dijo el escorpión – Esta es mi naturaleza”.

Ahora bien, al analizar la fábula debemos comprender que, no fue que el escorpión se ensañó premeditadamente contra la pobre ranita sino que la picó porque su esencia lo llevó a eso. La rana debió ser más astuta e impedir (de cualquier forma) un ataque.

Es preciso aplicar esta misma moraleja al analizar la teoría de la “guerra económica” que desde el gobierno de Nicolás Maduro están empeñados en instalar en la psiquis de los venezolanos. En realidad no se trata de una “guerra”, se trata de la naturaleza del capitalismo. La burguesía venezolana, en lugar de picar como el escorpión, lo que busca es obtener ganancias cada vez mayores que hagan posible una mayor acumulación de capital. Si esconden los productos, si especulan es porque, en última instancia, le permite obtener ganancias más grandes. La lógica de la ganancia no coincide con las necesidades sociales.

El mismo Eduardo Sartelli (2005) lo explica de forma pedagógica: “El objeto de la producción capitalista no es producir cosas, sino producirlas para venderlas y así obtener, claro, una ganancia. Es más, la ganancia es el fin real de la producción capitalista”. Precisamente aquí se pueden ubicar los límites de la producción capitalista: Se llega a un nivel de desarrollo de las fuerzas productivas en el cual la necesidad de la burguesía de obtener ganancias representa un estorbo para la producción, que para avanzar deberá ineludiblemente ser controlada colectivamente por los trabajadores.

En Venezuela, la situación es aún más particular. La burguesía no produce sino  que obtiene sus ganancias a través de la apropiación de la renta petrolera. La burguesía venezolana es fundamentalmente comercial-importadora, es decir, compra barato en el exterior con  los dólares provenientes del petróleo (la mayoría de los cuales se roba) y vende caro en el mercado nacional (todo esto con complicidad del gobierno). Lo anterior explica por qué los burgueses venezolanos son los principales “bachaqueros” (término utilizado en Venezuela para referirse a los revendedores informales).

Al respecto, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, afirmó recientemente en un acto público: “Hay que buscar a los bachaqueros y sacarlos de las colas, porque son una plaga”2. Lo que Cabello no entiende es que los “bachaqueros” son, en su mayoría, población obrera flotante que, en el marco de la estructura económica capitalista venezolana (profundamente enferma por su carácter improductivo), intenta captar indirectamente una parte de la renta. Lo que llama la atención es que el diputado en cuestión no utiliza el calificativo de “plaga” para referirse a los burgueses venezolanos (los bachaqueros de mayor magnitud) y mucho menos llama a expropiarlos. No lo hace porque esto evidentemente afectaría las negociaciones que, desde la AN, se vienen materializando con la asociación de los bachaqueros más grandes de Venezuela (FEDECÁMARAS)3

En este orden de ideas, es necesario precisar que la guerra económica no es otra cosa que una teoría conspirativa que intenta reproducir el gobierno nacional para justificar las consecuencias de su falta de cojones (disculpen la grosería, es la mejor explicación) para enfrentar a la burguesía venezolana. Sin embargo, al igual que al escorpión, lo entendemos. Es su naturaleza.

Así, la clase obrera deberá conformar una vanguardia que le permita hacer lo que no hizo la rana: evitar el ataque del escorpión (la burguesía y el gobierno) y asumir la autonomía de su destino histórico.

1 Sartelli, Eduardo (2005). La Cajita Infeliz: Un viaje a través de la sociedad capitalista. Razón y Revolución, Argentina.

2 Ver en: http://www.vtv.gob.ve/articulos/2015/08/09/diosdado-cabello-los-bachaqueros-son-una-plaga-que-le-hace-dano-al-pueblo-4668.html

3 Ver en: http://www.aporrea.org/actualidad/n275297.html