UNETE da un paso a la derecha. Por: Roberto Yépez (Opción Obrera)

El muy esperado Consejo Nacional de UNETE se realizó entre el 17 y el 19 de mayo de los corrientes. Según los estatutos de la central sindical la segunda instancia de decisión por debajo del Congreso Nacional, y obviamente, no cumpliendo los requisitos para ello.

Con una representatividad bastante espuria manifestada en unos 40 delegados, donde ni la Comisión Electoral estuvo presente, los convocados por Marcela Máspero aprovecharon sus condiciones de cayapa para imponer los deseos de su líder en “ser la voz de los trabajadores” para salir del gobierno colocándose al servicio de los planteamientos que en ese sentido expresan la derecha y más en concreto la MUD. Sigue leyendo

Anuncios

¡No es el eclipse lunar, estúpido! ¡Es la bancarrota del capital! Por: Roberto Yépez (Opción Obrera)

Opción ObreraLa semana arranca con serios daños colaterales al sector financiero mundial.

1° Glencore, una multinacional con sede en Suiza de activos mineros y petroleros y quizás el más grande gestor del mercado de derivados de comodities, siguió perdiendo valor en las bolsas con la caída de los precios de esos mismos comodities que negocia. Los analistas la comparan a una nueva Enron y si cae, a AIG en 2008, lo que representa una seria amenaza al mercado especulativo mundial.

2° Arabia Saudita convierte en efectivo US$ 70.000 MM de su fondo en el exterior para cubrir su déficit fiscal imposible de blanquearlo con el precio del petróleo a menos de 50 el barril. El peligro está para quienes chupan en las finanzas mundiales de ese fondo saudita, ya que 70.000 MM no son pelo de cochino.

3° El gobierno alemán ha pasado de las advertencias a los hechos levantándole cargos criminales a VW por sus chanchullos que ocultaban emisión de contaminantes en sus vehículos diésel. Pareciera una buena noticia pero no lo es para la propia Alemania que sustenta su economía en la exportación de vehículos además de poner en riesgo no sólo sus fabricantes sino también los del resto del mundo como con la caída de los dominós.

4° Tailandia anuncia su octavo mes consecutivo con sus exportaciones cayendo lo que se verá reflejado más temprano que tarde en déficit fiscal y en descomposición política. Con Japón que no termina de hacer arrancar sus políticas pro-inflacionarias y China aceptando que fue por menos el 7% de crecimiento anunciado, los tigres asiáticos están maullando en vez de gruñir.

5° La tendencia irreversible a la caída del precio del oro está llevando al cierre por insolvencia de grandes pulpos mineros y/o de grandes minas, tanto de oro como de plata. La situación está afectando a otro pulpo como es Caterpillar, especializada en la fabricación de equipo pesado para minería. Reporta que recortó en US$ 1.000 MM sus ingresos este año y despedirá 10.000 trabajadores en los próximos 2 años.

6° La empresa minera del carbón de China despedirá 100.000 trabajadores, el 40% de fuerza de trabajo. La empresa arrastraba pérdidas por US$ 815 MM desde el año pasado y ante la caída del PIB chino sus perspectivas son negras aunque mucho más para los trabajadores despedidos.

Todas estas noticias iniciando la semana demuestran, no como pudiera pensar un atolondrado empírico por el eclipse lunar de sangre de ayer, sino a las manifestaciones simultáneas de la bancarrota mundial del capital, algo mucho más científico y cuantificable, lo que nos pone sobre aviso en la ya tradicional dicotomía de socialismo o barbarie.

LEVANTEMOS LA CONSIGNA POR LA SUSPENSIÓN INMEDIATA DEL PAGO DE LA DEUDA EXTERNA E INTERNA. Por: Roberto Yépez (Opción Obrera)

Me parece altamente positivo que La Pipa Rota se haya propuesto publicar una editorial que necesariamente los ubica del lado de la independencia de clase (Ver nota aquí). Como también exponen, no será la única, lo que les permitirá establecer diferenciaciones y propuestas en torno a la izquierda en el país.

Pero toda diferenciación, y delimitación, implica hacerlo respecto al chavismo, no sólo el que vemos hoy con los “hijos” de Chavez, Maduro y Diosdado así como la caterva de militares defensores del Estado burgués prestos a usar su derecho a la represión y a las armas en nombre de su salvación, sino también con el “padre” originario que representó el propio Chavez y cómo casi toda la izquierda terminó postrada ante él en aras de su progresismo defensor de ese mismo Estado y bajo la parafernalia del “socialismo bolivariano”, un contrasentido histórico en el marco de la lucha de clases y claramente negador de la independencia política de la clase obrera.

El balance, por tanto, es necesario e imprescindible, porque aun hay millones de proletarios engañados en su ilusión de chavismo que precisamente les representa una camisa de fuerza para su independencia política. En la lucha de clases no puede haber medias tintas si perseguimos la hegemonía de la clase obrera por su propio gobierno para así, al menos, intentar ir al socialismo. No lo fue el gobierno de Chavez como tampoco menos lo es el de Maduro-Diosdado. Es una tarea cuesta arriba, cuando la crisis del capital arrecia tras su búsqueda imposible de sostener su alicaída tasa de ganancia sino es sobre los hombros de los explotados y el pueblo que nada o poco tiene, llegarle a las masas para sacudirlas de sus ilusiones de conciliación de clases que los jefes del chavismo le forjaron, y a la par, convencerlas que el verdadero socialismo no es el que les ofreció Chavez sino el que pueden ellas conquistar con su independencia política y bajo la total autonomía del gobierno actual y sus instituciones.

El lunes negro de hoy (24/08/2015) anuncia una aceleración de la bancarrota del capital mundial y Venezuela ya recibe sus embates con la caída estruendosa del barril petrolero que podría vaticinarse cercano a los 30 dólares entre ésta y la otra semana (menos de lo que llegó a estar en enero de 2009 con mucho menos presión inflacionaria y déficit fiscal). Maduro seguirá con su circo porque el pan ya no solamente escasea sino que tendrá que conjugarlo en tiempo futuro llegando para quedarse, mientras, los salarios seguirán el rumbo ya propuesto de mayor depreciación y el coro de economistas de izquierda planteando volver a las propuestas económicas con las cuales desde el “chiripero” apoyaron a que Caldera II volviese a ser gobierno.

Necesitamos una consigna que, uniendo a los explotados, ayude a desenmascarar la farsa chavista-bolivariana a la par que nos diferenciamos abiertamente de cualquier oportunismo proveniente de la derecha. Digo una consigna porque la debilidad y la dispersión de la izquierda clasista, frente al resto de la izquierda y frente al propio chavismo y sus aliados del Polo Patriótico, es obvio que no podrá canalizar a las masas que se volcarán enardecidas a las calles cuando la crisis se profundice aun más y no tengan un mínimo de organización frente a la previsible represión a la que serán sometidas. Una consigna que les haga entender que no son ellas las que deben pagar la crisis sino los capitalistas que la crearon. Una consigna que una al planteo de la independencia política la necesidad de obligar al gobierno a abandonar el salvataje a la burguesía propia y de afuera. Una consigna transicional que les plantee que está en sus manos la salida a la crisis y no en manos de terceros iluminados de la pequeña burguesía. Esa consigna no puede ser otra que SUSPENDER INMEDIATAMENTE EL PAGO DE LA DEUDA EXTERNA E INTERNA porque es con tales pagos cómo el gobierno salva a los capitalistas de afuera y de adentro, de la banca financiera internacional y de la que cumple su papel de sus testaferros y apoderados en el país.

No hay divisas sino para pagar deuda ETERNA, No hay bolívares sino para pagar a la banca la deuda suscrita en créditos adicionales que duplica ya el presupuesto anual. No es un tema, solamente, de control de cambios o unificación cambiaria, es un problema de insolvencia que se traduce en un déficit del 20% de PIB, que viene en caída libre desde el primer trimestre de 2014, que pretenden los salvadores del capitalismo en el gobierno hacerlo pagar a los trabajadores y el pueblo como de la misma forma lo haría cualquier alternativa proveniente de la oposición de derecha. Esto es mucho más sencillo de explicar al pueblo y a los trabajadores que cualquier arrebato izquierdista en el marco del gobierno de los trabajadores o su símil de la dictadura del proletariado, que si bien no se debe abandonar no es lo prioritario para tratar de influir en la independencia política imprescindible ante el Estado por la profundización de la crisis del capital. Obligando pueblo y trabajadores a los administradores del Estado a suspender cualquier pago de deuda incidimos en la forma en cómo tales recursos pueden ser administrados porque sería de ilusos que si lo podemos conquistar ahora se lo dejaremos en manos de los dilapidadores del país: gobierno, capitalistas, sus estamentos pequeño burgueses representados en los partidos reformistas y conciliadores tanto del chavismo como de la derecha.

Podemos confluir las distintas vertientes de la izquierda no plegada al chavismo en esta consigna esencial cuando las perspectivas revolucionarias de las masas hagan frente al ajuste. Cómo difundir esta consigna es la labor que de aquí en adelante debemos afrontar. No auto-convocarnos en este objetivo es volver a llevar a las masas a otro matadero peor que el Caracazo,

POR LA SUSPENSIÓN INMEDIATA DE TODO PAGO DE DEUDA EXTERNA E INTERNA

NI UN DÓLAR MÁS PARA EL CAPITAL FINANCIERO MUNDIAL EN BANCARROTA

NI UN BOLÍVAR MÁS PARA LA BANCA CRIOLLA QUE LE PRESTA A LOS CORRUPTOS DEL GOBIERNO

MONOPOLIO DEL COMERCIO EN MANOS DE LOS TRABAJADORES

NACIONALIZACIÓN SIN INDEMNIZACIÓN DEL SISTEMA BANCARIO VENEZOLANO BAJO CONTROL DE LOS TRABAJADORES Y EL PUEBLO

POR EL GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES, ÚNICO PASO POSIBLE AL SOCIALISMO

POR LA REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL

¡Es la crisis del capital, estúpido!. Por: Roberto Yépez

El oro para Venezuela es de importancia suprema, no porque tengamos una producción nacional que pueda verse afectada por la caída en su precio internacional como se viene observando en todo el año, sino porque es el 70% de las reservas internacionales que refleja el BCV –para el 11/08/2015 se ubicaban en 16.864 millones de dólares luego de haber caído a 15.391 el pasado 23 de julio de los corrientes, según registra la institución.

El valor del oro monetario en las reservas internacionales es tasado semestralmente por el BCV. Toda vez que estamos en el segundo semestre del año, la nueva valorización del oro en las reservas será la que se promedie hasta diciembre de este año. Ante la caída notable del precio del oro, Venezuela registra un valor inflado en las reservas internacionales, en otras palabras, una ficción monetaria como lo es del mismo modo el valor oficial de cambio del bolívar respecto al dólar. Para más detalles sobre la tendencia irreversible en la caída del precio del oro vean el artículo de Guido L. titulado “La resaca más larga del mundo”, publicado también en el blog.

La situación es adicionalmente tenebrosa cuando la propia OPEP registra que Venezuela ha tenido una caída en su producción de petróleo de 141.000 barriles para el segundo trimestre de este año (Petroguía 11/08/2015), y el propio presidente Maduro ha revelado que la cesta petrolera venezolana ha caído a 41 dólares por barril esta semana (Petroguía 12/08/2015). No sólo hay menos ingresos de divisas por la caída en el precio del petróleo sino que adicionalmente hay menos petróleo en oferta por la caída en la producción.

Lo del petróleo ha motivado a Maduro a buscar una reunión extraordinaria de la OPEP que incluya a Rusia, país de envergadura afectado por la caída de los precios, tal como se viene planteando cuando los miembros de la OPEP y el gobierno ruso establecieron un mecanismo de consulta que se bautizó como Diálogo Energético OPEP-Rusia que el pasado 30 de julio tuvo su cuarta reunión. Sin embargo, la reticencia a no convocarla proviene de Arabia Saudita, la que por su parte, y de manera unilateral, ha reducido su producción en 202.700 barriles diarios en julio, demostrando que su política de inundar el mercado con petróleo barato no está dando resultados. Las reservas internacionales de Arabia Saudita han venido cayendo de casi 800.000 millones de dólares hace un año a menos de 680.000 millones en mayo. Para superar la quema de las reservas, Arabia Saudita propone colocar 27.000 millones de dólares en bonos en lo que resta del año, algo de excepcional importancia para el sistema financiero mundial ávido de acumular más capital a fuerza de intereses en medio de la “resaca” (Financial Times, 11/08/2015).

Bloomberg (10/08/2015) ha puesto el dedo en la llaga al asociar la caída de los dos comodities para Venezuela cuando nuestro país, y también PDVSA, deben afrontar pagos de deuda externa de 6.300 millones de dólares en lo que resta del año, y otros 10.800 millones en 2016. Para Bloomberg las expectativas en el precio del oro son nada halagadoras para el 2016 al hacer referencia a un informe de Natixis Commodity Markets Ltd. que estima en 950 dólares la onza de oro para 2016.

¡Ay, la deuda!

Maduro ha sido un pagador serial de deuda tratando de impedir un defol del país durante 2015. A pesar que los analistas financieros internacionales dan por un hecho que esto no ocurra este año, sí lo ven altamente probable en 2016. Pero el pago de deuda externa no es sólo la preocupación de Maduro. La deuda interna que se soporta para poder imprimir más dinero inorgánico por parte del BCV, contraponiendo una mayor liquidez en el mercado interno para paliar el descontrolado aumento en todo el año en los precios de los bienes y servicios que afectan tanto a los consumidores como al propio gobierno, ha llegado a un callejón sin salida ante la demanda de la banca nacional en que le sean satisfechos sus créditos y la lentitud del BCV en hacerlos efectivos. Ni con haber cubierto la meta el SENIAT a mitad de año la recaudación estimada de impuestos para el 2015 hay suficiente para pagar los bolívares demandados por el sistema financiero venezolano. El impasse ha resultado en una suba notable de la tasa overnight que rige las compensaciones intrabancarias y la recomendación de SUDEBAN de limitar el pago en efectivo de cheques hasta por 40.000 bolívares, que en el peor de los casos serán satisfechos con billetes de 20 y 10 bolívares para dejar en manos de la red de cajeros electrónicos los billetes de 100 y 50.

En contrapartida la banca venezolana ha reaccionado contra los usuarios de la red. El retiro de efectivo está siendo limitado a hacerse desde los propios cajeros del banco del usuario que los solicita. Las perspectivas de un corralito están sobre la mesa. La demanda de efectivo se ha incrementado ante la más que palpable evidencia de la depreciación de la moneda y al mantenimiento del cono monetario que tiene como tope el billete de 100. No hace falta que el BCV deje de publicar las cifras de inflación en lo que va del año, su valor es fácilmente medible con lo que retira la gente de un cajero para suplir sus necesidades de efectivo. Si para inicios de año, con un retiro de 600 bolívares bastaba, ahora la norma son 1.800, o tres “golpes” de 600. Eso es una inflación de 300% en 7 meses.

Desde el gobierno toda la economía está volcada en pagar deuda, tanto externa como interna. El usufructo de la renta petrolera por parte de la burguesía se concentra ahora en la financiera mundial y nacional. La industria “nacional”, dependiente de lo que consiga de insumos en el mercado internacional con los dólares baratos que parasita a 6,30 o a 12,80 bolívares porque los mismos dejaron de producirse en el país, se ha tenido que “sacrificar” al estar recibiendo cada vez menos divisas por parte del gobierno de Maduro en aras de salvaguardar los intereses de los capitales financieros en el país. Obviamente el “sacrificio” no lo pagan ellos sino los trabajadores con suspensiones y despidos, precarización y flexibilidad laboral.

Por otro lado, los valores de cambio de bienes y servicios en el mercado hacen florecer la informalidad a niveles de descomposición social con los llamados bachaqueros, que ven el precio de oportunidad de vender por hasta 5 veces los de los productos aun regulados que puedan conseguirse en kilométricas colas en abastos y supermercados tanto de la red privada como pública. Mientras desde el gobierno se criminaliza el bachaqueo lumpen o marginal, incluyendo medidas violatorias al estado de derecho como con los castigos dictados por ciertos alcaldes sin un proceso judicial, los verdaderos parásitos bachaqueros de la gran burguesía nacional y extranjera han vivido con la “revolución bolivariana” las mieles del mercado sin poner un dólar de sus bolsillos, recibiendo dólares baratos en abundancia cuando había, y colocando los precios, con el aval del gobierno en su política de “precios justos”, a valores del paralelo.

Todo lo anterior demuestra que lo de la guerra económica, que el gobierno no se cansa de enarbolar, es un mito. La economía es la política en su mejor expresión, y cuando el capital se resiente ante lo indefectible que es la caída en su tasa de ganancia, la crisis aparece y recrudece con todo el salvataje que el gobierno coloque. La crisis del capital apenas está dándose forma, lo peor está aun por venir.

Necesitamos las divisas del petróleo para incentivar una verdadera producción nacional de partes e insumos, no para pagar la deuda externa. Necesitamos los bolívares disponibles para satisfacer contrataciones colectivas y salarios, no para pagar con ellos a la banca nacional. Un mínimo accionar nacionalista por parte del gobierno debería ser la suspensión inmediata del pago de la deuda, sin embargo tal nacionalismo está lejos de plantearse.

Está en manos de los explotados con la movilización y la lucha forzar al gobierno a que lo haga. Su necesaria independencia política tanto del Estado como del Gobierno es lo esencial para conseguirlo. La meta para ellos debe ser el gobierno de los trabajadores, no conseguirlo pagaremos todos los proletarios aun más la crisis del capital que ya estamos viviendo.