Venezuela: De régimen plebiscitario a régimen de facto. Por: Jorge Altamira

Hasta poco después de la muerte de Hugo Chávez, el régimen político de Venezuela se jactaba del apoyo mayoritario que recibía de la población a través de numerosas convocatorias electorales. Conformaba de ese modo un sistema bonapartista clásico, casi un copia del modelo original que se desplegó en Europa hace unos doscientos años. La base social de ese bonapartismo estaba constituida por una inmensa masa pobre que vivía en los intersticios del sistema económico rentista del país, y de una gran parte del proletariado de la industria. Cuando en 2008 perdió un referendo acerca de la reforma de la Constitución por una diferencia realmente mínima, el chavismo hizo cuestión de respetar escrupulosamente el resultado, por la razón fundamental de que contrariarlo habría significado socavar el principio mismo de su régimen político. La contracara del chavismo plebiscitario era la oposición minoritaria, que el oficialismo bautizó por eso como “escuálida”. Sigue leyendo

Anuncios

Y EN ESO LLEGÓ OBAMA: Adónde va Cuba. Por: Jorge Altamira

Pocas cosas clarifican mejor la llegada de Obama a Cuba que el apoyo que recibió ayer nada menos que de parte de Donald Trump en una entrevista de la CNN. Casi a la defensiva, el magnate de verbo fascistoide protestó contra el reclamo por parte de Cuba de un resarcimiento de centenares de miles de millones de dólares debido los perjuicios ocasionados por seis décadas de bloqueo económico y militar. Trump ya ha puesto el ojo, como es obvio, en los desarrollos hoteleros e inmobiliarios que ofrece el turismo en Cuba y el levantamiento de las restricciones al uso del dólar por parte del gobierno norteamericano. Pero la adhesión va más allá de los negocios propios de este hombre, porque, como lo destaca ayer The Wall Street Journal, la preocupación del capital estadounidense es la penetración económica de China, cuyo comercio con la Isla ha crecido alrededor del 60% en los últimos nueve meses. Sigue leyendo

El final lamentable y vergonzoso del Partido de los Trabajadores (PT). Por: Jorge Altamira

El PT surgió en el escenario político de Brasil como consecuencia de la descomposición del régimen militar que había sido establecido en 1964 y como consecuencia de un fuerte desarrollo de la clase obrera. Este desenvolvimiento fue acompañado por la emergencia de numerosos sindicatos independientes y la creación de la Central Única de Trabajadores. Constituyó, por todo esto, la mayor tentativa de desarrollar un partido obrero independiente en América Latina en décadas, incluso con la fuerte traba potencial que implicaba el establecimiento de una dirección política constituida por una burocracia sindical en formación aliada a una pequeña burguesía que se estaba reconvirtiendo del stalinismo y del castrismo. Sigue leyendo

“Somos hinchas, no clientes”. Por: Diego Bruno

Que el fútbol se ha transformado en un negocio multimillonario no es ninguna novedad desde hace años. Sin embargo, en las últimas décadas el nivel de mercantilización del deporte más popular del mundo ha alcanzado niveles históricos. En la actualidad, se calcula que esta industria factura 700 mil millones de dólares anuales (El Cronista, 4/1), un 40% más que el PBI generado por Argentina en todo un año. Pero, así como las relaciones mercantiles que impone el despotismo del capital se filtran por todos los poros de la sociedad, también lo hacen con ellas las crisis y contradicciones que le son inherentes. El fútbol, por supuesto, no es la excepción.

Sigue leyendo

Bolivia: Los Plebiscitos no son un juego. Por: Jorge Altamira

evo

El “empate técnico” que pronosticó el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, el domingo pasado por la noche, parece haber faltado a la cita, pues las últimas informaciones, escrutado el 80% del padrón, daba el 54.7% de los votos al rechazo a la posibilidad de una nueva reelección de Evo Morales. Sigue leyendo

Estados Unidos: Hinchan por Donald Trump y les sale Bernie Sanders. Por: Jorge Altamira

El primer episodio de la campaña de elecciones primarias ha dejado en evidencia que Estados Unidos no es de ningún modo ajeno a las tendencias políticas que se han venido desarrollando en todo el mundo a partir de la crisis mundial de 2007. Todo lo contrario. Entre otras cosas ha demostrado el error de los pronósticos apresurados que negaban derivaciones políticas al ‘movimiento de indignados’ que se hizo conocer como Ocuppy Wall Street. Sigue leyendo