El diálogo: Como conclusión de un intento iniciado hace 17 años. Por: José Capitan (Opción Obrera)

El revocatorio con intromisión de la OEA, el PSOE español y el Papa Francisco,  sería un golpe de estado palaciego. Lo revocadores son golpistas, “guarimberos” y no lo hacen por la democracia como tampoco Maduro responde democráticamente, ya que actúa  desesperadamente con medidas arbitrarias y que, cada vez más, empeoran la economía del país. Sigue leyendo

UNETE da un paso a la derecha. Por: Roberto Yépez (Opción Obrera)

El muy esperado Consejo Nacional de UNETE se realizó entre el 17 y el 19 de mayo de los corrientes. Según los estatutos de la central sindical la segunda instancia de decisión por debajo del Congreso Nacional, y obviamente, no cumpliendo los requisitos para ello.

Con una representatividad bastante espuria manifestada en unos 40 delegados, donde ni la Comisión Electoral estuvo presente, los convocados por Marcela Máspero aprovecharon sus condiciones de cayapa para imponer los deseos de su líder en “ser la voz de los trabajadores” para salir del gobierno colocándose al servicio de los planteamientos que en ese sentido expresan la derecha y más en concreto la MUD. Sigue leyendo

Por la unidad de la Unete bajo un plataforma de lucha. Por: Opción Obrera

La posibilidad de que la Unión Nacional de Trabajadores (Unete) se imponga las tareas de unificar y coordinar las luchas de los trabajadores tiene una importancia primordial, ya que de eso puede depender que la clase obrera marque su huella, como debe ser, en el próximo periodo que se avecina de fuertes ajustes. Para los empresarios, y sus acólitos, se trata de frenar la participación independiente de los trabajadores con el fin de que seamos nosotros los que paguemos “los platos rotos” y ellos puedan renovar la “vajilla”.

En medio de esta bestial crisis económica no serán indiferentes las direcciones sindicales burocratizadas para garantizar la paz social y así imponer las políticas de ajuste de sus jefes, los patronos tanto de la empresa privada como de la pública. Sigue leyendo

SE VIENE CONTRA LOS TRABAJADORES EL PEOR DE LOS AJUSTES, ¡A ORGANIZARNOS PARA IMPEDIRLO!. Por: Opción Obrera

La salida capitalista a la catástrofe económica que padecemos implica una política antiobrera en todos los frentes. Es necesario estimar, evaluar, analizar las consecuencias de las políticas que ya están en marcha.

Tenemos que elaborar una plataforma de lucha y plantear una vasta deliberación en todas las organizaciones sindicales, obreras y estudiantiles que se reclamen independientes del gobierno y de la oposición de derecha, del poder ejecutivo y del poder legislativo en esta especie de dualidad de poder en el Estado burgués.

Las prioridades para los capitalistas y sus defensores

En primer lugar, tanto para el gobierno de Maduro como para la MUD, ahora con el dominio absoluto de la AN, la prioridad es rescatar a la burguesía de la desastrosa situación económica del país con el fin de continuar dándole los beneficios a los de siempre, los empresarios nacionales y extranjeros y la banca, junto a los que especulan en cualquier rama del comercio.

Para ellos el problema fundamental es la escasez de divisas, y esto se busca aliviar aumentando el precio de los combustibles. Informan de millonarias pérdidas en dólares, no en bolívares, que se pierden por el subsidio.

Sin embargo, es la medida más dura de implementar por el efecto directo y multiplicador del costo de la vida, ya que afectará a los sectores de menores recursos, los que viajan en trasporte colectivo. Adicionalmente redundará en los costos de todo el transporte de carga, costos que serán transferidos de inmediato a los precios de los alimentos y medicinas y todo lo que se comercia en el país. Y no por menos importante, en las tarifas eléctricas pues muchas de las plantas generadoras funcionan con diesel y no gas.

El gobierno de Maduro ha debido lidiar con el aumento del precio en el transporte público ofreciéndoles villas y castillos a los choferes particulares, líneas y cooperativas, pero el bolsillo del pueblo es quien termina pagándolo. El peso de un aumento en la gasolina redundará en el transporte público con un impacto aun más grande en el pueblo. Tiene un precedente en el caracazo en 1989, apenas a escasos meses del ascenso de CAP al poder tras una votación descomunal a su favor.

En segundo lugar está la devaluación, así sea sólo reformando el control de cambios. La entrega de divisas es fundamental porque el país importa la mayor parte de los alimentos manufacturados o sus insumos para producirlos, desde maíz, azúcar, café o granos hasta mezclas para producir alimento para pollos o ganado. Además de todo tipo de materias primas y enseres para la industria, desde la cerveza que nunca escasea hasta el sector automotriz (autos, camiones, buses y motocicletas) con ensambladoras grandes y pequeñas donde casi el 100% es material importado. Las nuevas plantas chinas de ensamblaje de automotores no cambian esta situación, la empeoran.

El problema de la devaluación es en cuanto colocar el precio del dólar preferencial para estos importadores, a fines de satisfacerlos. El precio del barril de petróleo está estimado a bajar a 20 dólares en el 2016. Para el viernes 11 de diciembre llegó a 31,24 dólares y el promedio de todo el 2015 rondará menos de 45 dólares. El pueblo y sus necesidades de viaje o de compras en divisas no es importante para ellos, para eso continuará existiendo el mercado negro.

Para sostener el tamaño del Estado se requieren bolívares. El presupuesto ejecutado del 2015 fue duplicado con créditos adicionales. El del 2016 se calculó cercano a ese monto. Para poderlo aplicar se requieren de otras medidas que aumenten los ingresos en bolívares. Por ventas de petróleo un 14%, sin embargo el precio que se estimó fue de 50 dólares el barril, de ahí la necesidad imperiosa en devaluar en grande para cubrir la brecha que dejaría el petróleo a 20 dólares en 2016. El grueso del ingreso serán los impuestos que determinarán más de 80% de la recaudación. La paradoja es que esos impuestos se pagan con los ingresos que genera el petróleo. Por lo tanto es deficitario ese presupuesto, es artificial y depende del ingreso petrolero con un grado de parasitismo mayúsculo, en otras palabras, respaldado sobre bases ficticias.

Entre los impuestos están el IVA y el ISLR. Del IVA la propuesta gira en aumentar su tasa, y la pagaremos los trabajadores y el pueblo aun si nos dicen que tal o cual producto están exentos. Con el ISLR, al quedar invariable la unidad tributaria durante el año, ahora pecha a los trabajadores debido a los constates aumentos del salario nominal –no el real que compense la pérdida del poder adquisitivo–, elevándose estos por encima del monto mínimo no gravable y el SENIAT obligando a los patronos a que les hagan la “debida” retención y presentar la respectiva declaración antes del 31 de marzo del 2016 y pagar al fisco. Estiman adicionalmente reponer el impuesto a las transacciones financieras de forma que con cada retiro de su salario que un trabajador realice también pagará.

Y aún tienen otras medidas. Más aumentos de precios en todos los artículos de primera necesidad para el pueblo. Y más endeudamiento, más pago de deuda a lo externo y a lo interno que siempre buscaran solventar como sea, descargándola en los trabajadores y con cada vez menos mantenimiento e inversiones en los servicios básicos.

Las prioridades para nosotros los trabajadores

El movimiento obrero tiene que prepararse para enfrentar el ajuste y derrotarlo. Propongamos asambleas en las fábricas y en las comunidades para discutir los problemas locales y nacionales, deliberar y decidir propuestas de acción concreta con fechas y responsables de coordinar.

Hay que intervenir autónomamente en este descalabro económico con el Frente Único Clasista y de Lucha.

Ante este panorama, el clasismo tiene que intervenir a partir de tres cuestiones inmediatas:

  1. Expropiar a la banca bajo control de los trabajadores, su centralización y unificación para promover el crédito como palanca para incentivar la producción nacional.
  2. Implantar el monopolio del comercio exterior bajo control de los trabajadores que dictamine qué se importa, cómo y cuándo, de forma que materias primas, insumos y bienes de capital se orienten a la producción nacional propia, y que los alimentos imprescindibles a ser importados de manera planificada lleguen a todos los rincones del país y a todo el pueblo.
  3. Imponer la suspensión inmediata del pago de la deuda externa e interna para destinar sus recursos en maquinarias, repuestos y tecnología para echar hacia adelante un plan nacional de industrialización y de agroindustria que se sustente en lo nacional y no en la importación libre que acrecienta el capital de la burguesía comercializadora e importadora.

Ademas de luchar:

  • Por un salario mínimo que cubra el valor de la cesta básica familiar de 5 personas, indexada mensualmente con la inflación (escala móvil de salarios).
  • Por un aumento general de sueldos y salarios que equipare la pérdida acentuada del poder adquisitivo en los dos últimos años.
  • Por la suspensión inmediata del pago de ISLR o de cualquier otro impuesto al salario.
  • Para decir NO a la tercerización. Que los eventuales pasen a fijos y los temporales dispongan de iguales beneficios que el personal sujeto a la contratación colectiva.
  • Por la defensa del derecho a huelga, a la libertad sindical y a la contratación colectiva.
  • No a la criminalización de la protesta laboral y social.
  • No a los despidos y suspensiones. Por el reparto de las horas disponibles de labor entre todos los capacitados sin menoscabo del valor del salario.

Cambio de timón en la asamblea nacional. Por: Opción Obrera

Los ajustes económicos para rescatar la economía se descargarán en los trabajadores Para los trabajadores no hay ningún cambio favorable, el que se dio es un retroceso político producto de la incapacidad del gobierno, o peor, de su capacidad para dirigir un desastre económico a partir de un barril que ha llegado a 34 dólares y seguirá bajando. Todas las visiones, las del gobierno, las de la MUD y las de los analistas económicos extranjeros, reconocen que en el 2016 empeorará la situación con menores ingresos de divisas, más pagos de deuda ya comprometida y más endeudamiento en peores condiciones.

Esa situación la afrontaran con devaluación del Bolívar, aumento de la gasolina, más impuestos para los trabajadores (IVA, ISR), más escasez, peores servicios como el de los transportes, más desempleo o empleo precario y sobre todo el aumento en el costo de la vida, alimentos, enseres, repuestos, alquileres, de los servicios, materiales para la construcción y represión para el que proteste.

Hasta la encuestadora oficial Hinterlaces, de Oscar Schémel, bien testaruda durante toda su trayectoria, no se equivoco, en el sentido que de sus dos escenarios posibles, admitió los resultados favorables abrumadoramente a la MUD. Tampoco nos sorprenderá, luego de este 6D, una desbandada por parte de sectores ante defensores de las políticas demagógicas del gobierno y su pase a la nueva mayoría de la Asamblea Nacional.

Las luchas de los trabajadores se acentuarán, ya se ve con el fracaso del gobierno en imponer un contrato a su gusto a los trabajadores eléctricos con ayuda de la burocracia de FETRAELEC, así mismo en reactivar a las empresas básicas de Guayana, similarmente en la decaída de la industria de la pesca en Sucre, la protesta salarial de los trabajadores del magisterio. Es importante entrelazar todas esas luchas ocasionadas por la crisis económica.

Es notable la participación electoral de Marcela Máspero de UNETE, haciéndolo en nombre de los trabajadores para terminar renunciando a su candidatura y confesar, tras su voto, su esperanza y su confianza en la MUD. Si bien es la dirigente más destacada de UNETE, que apoya las luchas de varias regionales de esa central y también de otros sectores de trabajadores como los eléctricos, flaco favor le hace a los trabajadores que dice defender, depositando sus expectativas en la oposición de derecha, verdugo de los trabajadores..

Lo dijimos en nuestro primer balance a nuestra llamado a la Unete, Sindicatos de base, Comunidades y Organizaciones de Izquierda, independientes del Gobierno y de la Oposición de Derecha “La alternativa ante la ruina económica que se viene para el 2016, es peor aún, y esto es para todos los millones de trabajadores del país. Es necesario agruparse y centralizar las luchas para enfrentar el ajuste económico y así evitar que la crisis la sigamos pagando para que ellos salgan a flote. El conflicto de fondo no es entre el gobierno de Maduro y la MUD, es entre ambos y los patronos públicos y privados contra los trabajadores”.

POR UN FRENTE ÚNICO CLASISTA Y NACIONAL DE LUCHA

LA CRISIS QUE LA PAGUEN QUIENES LA CAUSARON, LOS CAPITALISTAS

LEVANTEMOS LA CONSIGNA POR LA SUSPENSIÓN INMEDIATA DEL PAGO DE LA DEUDA EXTERNA E INTERNA. Por: Roberto Yépez (Opción Obrera)

Me parece altamente positivo que La Pipa Rota se haya propuesto publicar una editorial que necesariamente los ubica del lado de la independencia de clase (Ver nota aquí). Como también exponen, no será la única, lo que les permitirá establecer diferenciaciones y propuestas en torno a la izquierda en el país.

Pero toda diferenciación, y delimitación, implica hacerlo respecto al chavismo, no sólo el que vemos hoy con los “hijos” de Chavez, Maduro y Diosdado así como la caterva de militares defensores del Estado burgués prestos a usar su derecho a la represión y a las armas en nombre de su salvación, sino también con el “padre” originario que representó el propio Chavez y cómo casi toda la izquierda terminó postrada ante él en aras de su progresismo defensor de ese mismo Estado y bajo la parafernalia del “socialismo bolivariano”, un contrasentido histórico en el marco de la lucha de clases y claramente negador de la independencia política de la clase obrera.

El balance, por tanto, es necesario e imprescindible, porque aun hay millones de proletarios engañados en su ilusión de chavismo que precisamente les representa una camisa de fuerza para su independencia política. En la lucha de clases no puede haber medias tintas si perseguimos la hegemonía de la clase obrera por su propio gobierno para así, al menos, intentar ir al socialismo. No lo fue el gobierno de Chavez como tampoco menos lo es el de Maduro-Diosdado. Es una tarea cuesta arriba, cuando la crisis del capital arrecia tras su búsqueda imposible de sostener su alicaída tasa de ganancia sino es sobre los hombros de los explotados y el pueblo que nada o poco tiene, llegarle a las masas para sacudirlas de sus ilusiones de conciliación de clases que los jefes del chavismo le forjaron, y a la par, convencerlas que el verdadero socialismo no es el que les ofreció Chavez sino el que pueden ellas conquistar con su independencia política y bajo la total autonomía del gobierno actual y sus instituciones.

El lunes negro de hoy (24/08/2015) anuncia una aceleración de la bancarrota del capital mundial y Venezuela ya recibe sus embates con la caída estruendosa del barril petrolero que podría vaticinarse cercano a los 30 dólares entre ésta y la otra semana (menos de lo que llegó a estar en enero de 2009 con mucho menos presión inflacionaria y déficit fiscal). Maduro seguirá con su circo porque el pan ya no solamente escasea sino que tendrá que conjugarlo en tiempo futuro llegando para quedarse, mientras, los salarios seguirán el rumbo ya propuesto de mayor depreciación y el coro de economistas de izquierda planteando volver a las propuestas económicas con las cuales desde el “chiripero” apoyaron a que Caldera II volviese a ser gobierno.

Necesitamos una consigna que, uniendo a los explotados, ayude a desenmascarar la farsa chavista-bolivariana a la par que nos diferenciamos abiertamente de cualquier oportunismo proveniente de la derecha. Digo una consigna porque la debilidad y la dispersión de la izquierda clasista, frente al resto de la izquierda y frente al propio chavismo y sus aliados del Polo Patriótico, es obvio que no podrá canalizar a las masas que se volcarán enardecidas a las calles cuando la crisis se profundice aun más y no tengan un mínimo de organización frente a la previsible represión a la que serán sometidas. Una consigna que les haga entender que no son ellas las que deben pagar la crisis sino los capitalistas que la crearon. Una consigna que una al planteo de la independencia política la necesidad de obligar al gobierno a abandonar el salvataje a la burguesía propia y de afuera. Una consigna transicional que les plantee que está en sus manos la salida a la crisis y no en manos de terceros iluminados de la pequeña burguesía. Esa consigna no puede ser otra que SUSPENDER INMEDIATAMENTE EL PAGO DE LA DEUDA EXTERNA E INTERNA porque es con tales pagos cómo el gobierno salva a los capitalistas de afuera y de adentro, de la banca financiera internacional y de la que cumple su papel de sus testaferros y apoderados en el país.

No hay divisas sino para pagar deuda ETERNA, No hay bolívares sino para pagar a la banca la deuda suscrita en créditos adicionales que duplica ya el presupuesto anual. No es un tema, solamente, de control de cambios o unificación cambiaria, es un problema de insolvencia que se traduce en un déficit del 20% de PIB, que viene en caída libre desde el primer trimestre de 2014, que pretenden los salvadores del capitalismo en el gobierno hacerlo pagar a los trabajadores y el pueblo como de la misma forma lo haría cualquier alternativa proveniente de la oposición de derecha. Esto es mucho más sencillo de explicar al pueblo y a los trabajadores que cualquier arrebato izquierdista en el marco del gobierno de los trabajadores o su símil de la dictadura del proletariado, que si bien no se debe abandonar no es lo prioritario para tratar de influir en la independencia política imprescindible ante el Estado por la profundización de la crisis del capital. Obligando pueblo y trabajadores a los administradores del Estado a suspender cualquier pago de deuda incidimos en la forma en cómo tales recursos pueden ser administrados porque sería de ilusos que si lo podemos conquistar ahora se lo dejaremos en manos de los dilapidadores del país: gobierno, capitalistas, sus estamentos pequeño burgueses representados en los partidos reformistas y conciliadores tanto del chavismo como de la derecha.

Podemos confluir las distintas vertientes de la izquierda no plegada al chavismo en esta consigna esencial cuando las perspectivas revolucionarias de las masas hagan frente al ajuste. Cómo difundir esta consigna es la labor que de aquí en adelante debemos afrontar. No auto-convocarnos en este objetivo es volver a llevar a las masas a otro matadero peor que el Caracazo,

POR LA SUSPENSIÓN INMEDIATA DE TODO PAGO DE DEUDA EXTERNA E INTERNA

NI UN DÓLAR MÁS PARA EL CAPITAL FINANCIERO MUNDIAL EN BANCARROTA

NI UN BOLÍVAR MÁS PARA LA BANCA CRIOLLA QUE LE PRESTA A LOS CORRUPTOS DEL GOBIERNO

MONOPOLIO DEL COMERCIO EN MANOS DE LOS TRABAJADORES

NACIONALIZACIÓN SIN INDEMNIZACIÓN DEL SISTEMA BANCARIO VENEZOLANO BAJO CONTROL DE LOS TRABAJADORES Y EL PUEBLO

POR EL GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES, ÚNICO PASO POSIBLE AL SOCIALISMO

POR LA REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL