El desastre monetario en Venezuela, billetes de Bs. 100, inflación y una alternativa. Por: Manuel Sutherland

La situación económica del país se muestra como el ciclo recesivo más violento que ha sufrido en su historia. Por cuarto año consecutivo Venezuela presentará la inflación (aún no publicada) más alta del mundo (que en 2015 fue de 181 %), un déficit fiscal de dos dígitos (por quinto año consecutivo), el riesgo país a la inversión internacional más alto del globo (JP EMBI+ 2050 puntos[i]), la cantidad de reservas internacionales más baja del decenio y una tremebunda escasez de toda clase de bienes y servicios.

A enero de 2017 aún no se tiene ninguna cifra concreta de la inflación acaecida en el año 2016, ni siquiera la de los primeros meses. Aunque todas las estimaciones concluyen que el año 2016 fue más negativo que el 2015, aún no se sabe cuánto más decreció la economía. Como boom noticioso se ha propagado una supuesta filtración de cifras preliminares del Banco Central de Venezuela. Reuters comenta que tuvo acceso a documentos donde se cuelancifras que indican que el PIB cayó en 18,6 %, la inflación fue de 799 % y las importaciones se desplomaron en un 52 %.

En la epidermis de tan tremebundo panorama se observa un desastre monetario nunca antes visto, impulsado por una serie de medidas monetarias peculiares. De ello hablaremos de manera sucinta en este escrito.

La repentina prohibición del billete de Bs. 100 que tomó por sorpresa al BCV

“Que se queden con su estafa en el exterior, compadre, te quedarás con tu almacén lleno de billetes de 100 en Cúcuta y en Alemania, queda sin efecto el billete de 100 bolívares”

Nicolás Maduro Sigue leyendo

La caída del salario y la producción en Venezuela: pobreza y derroche rentístico. Por: Manuel Sutherland

Resultado de imagen para caida del salario venezuela

Tal como lo habíamos previsto en el año 2015[i], el estallido de la peor crisis económica de nuestra novel historia se dio en el año 2016. Aunado a una escasez nunca antes vista de bienes y servicios (y su pésima calidad), se nos presenta una inflación que (a falta de estadísticas oficiales) los más conservadores estiman en 500 % en lo que va de año. El PIB caerá por tercer año consecutivo y el PIB per cápita probablemente retroceda en un impresionante 25 % al anochecer del 2016.

Miles de personas salen del país y la lucha política se enciende en individuos que han entrado en la zona de la pobreza extrema, devengando alrededor de dos dólares diarios, en el mejor de los casos. Ante esta situación nos vamos a concentrar en mostrar algunos resultados económicos puntuales de la crisis, en lo que respecta a los salarios, el ingreso per cápita, lo que se pudo ahorrar y el laberinto de una izquierda en desbandada. Sigue leyendo

Seminario económico: Fuga de capitales, inflación, escasez, crisis, ajuste y programa socialista. (A partir del 12 de mayo)

El Centro de Investigación y Formación Obrera (CIFO) y

El Centro De estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG)

Invitan al Seminario:

Análisis crítico de la economía venezolana:
Fuga de capitales, 
inflación, escasez, crisis, ajuste y programa socialista

Ponente: Econ. Manuel Sutherland (Coordinador de Investigaciones del Centro de Información y Formación Obrero – CIFO)

Las sesiones serán todos los Jueves a partir del 12 de mayo a las 5:00 Pm en el CELARG. Sala Frida Kahlo.El Seminario está dirigido a investigadores, estudiantes y público en General.

Para inscribirse es necesario cancelar dos mil bolívares en la jefatura de formación y docencia del CELARG, piso 4. Para la inscripción sólo se recibirá efectivo y se atenderá de martes a jueves en horario de 9:00 a.m. a 5:00 P.M.

El plazo para inscribirse se vence el 29 de abril. Los cupos son limitados. Sigue leyendo

Respuesta al PFG de Economía Política de la UBV, por el caso de despido político y difamación. Por: Manuel Sutherland

El pasado enero de 2016 se ratificó mi despido de parte del Programa de Formación de Grado (PFG) de Economía Política de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Al ser despedido inmediatamente recibí decenas de correos y mensajes de solidaridad ante un atropello feroz a la libertad de hacer crítica. La respuesta del PFG ha sido no sólo ratificar mi despido sino levantar una campaña de difamación en contra de mi persona. Por varias redes sociales el PFG en cuestión se ha dado a la tarea de justificar mi despido de la forma más absurda posible: con una carta pública plena de infamias. Con una carta política sin ninguna prueba dicen que mi despido no tuvo razones políticas, sino fue un simple fin de contrato motivado a que soy una mala persona. Sigue leyendo

Causas reales de la inflación. La crisis y la alocada emisión de dinero (VZLA, AL, EEUU). Por: Manuel Sutherland

Por cuarto año consecutivo Venezuela sufrirá con gran probabilidad la inflación más alta del mundo. Dicho guarismo no indica otra cosa que la continuación de una abrupta caída del salario real. La destrucción del poder adquisitivo viene aparejada con una escasez palpitante y la expectativa de que este año habrá mayores incrementos de precios.

En este escrito abordaremos la generalidad de las razones que explican la fuerte aceleración inflacionaria enfocándonos en el incremento de la demanda potencial, derivada de un aumento elevado de la impresión de los símbolos de valor (dinero). Analizaremos la centralidad de las políticas monetarias que profundizaron la fase depresiva del inevitable ciclo económico y de manera concisa se mostrarán gráficos comparativos del devenir monetario de algunos países en América Latina y EEUU. Por la brevedad que impone el artículo, se dejará para una próxima entrega las explicaciones de otros factores que generan la aceleración inflacionaria en la actualidad. Sigue leyendo

2016: La peor de las crisis económicas, causas, medidas y crónica de una ruina anunciada. Por: Manuel Sutherland

La situación económica del país es extremadamente grave. La inflación más alta del mundo (140 %[i]), déficit fiscal de dos dígitos (por quinto año consecutivo), caída del 75 % de los precios del petróleo, el riesgo país a la inversión internacional más alto del globo (JP EMBI+ 4145 puntos[ii]), la estrepitosa caída del PIB (-7,1% al tercer trimestre de 2015[iii]), la cantidad de reservas internacionales más baja del decenio y una tremebunda escasez de toda clase de bienes y servicios. A ello se le suma la fuga de capitales más elevada del planeta[iv]. Ante ese deslucido panorama se erige la certeza de que la situación puede ser mucho más grave, pero que en 2016 será el desenlace. Sigue leyendo

Entrevista a Manuel Sutherland: “Crisis económica explotará en 2016”

Economista Manuel Sutherland

La crisis económica es la madre de la derrota que sufrió el gobierno en las elecciones parlamentarias del 6D”, aseguró Manuel Sutherland, economista egresado de la Universidad Central de Venezuela e investigador, en entrevista con La Razón.

El país votó por la MUD para revertir la espantosa situación económica“, agregó. “Fue un grito para que mejore la economía, sin embargo, las decisiones en esta materia no le corresponden a la Asamblea Nacional (AN)”, indicó.

Sutherland destacó que la crisis económica se ha tornado demasiado fuerte y eso hace imposible que cualquier gobierno o parlamento pueda recibir apoyo electoral. “La oposición nunca imaginó que iba a obtener una cantidad extremadamente grande de votos”, acotó.

El presidente Maduro dijo que la guerra económica había triunfado el 6D, ¿qué opina usted?

El gobierno sigue con una idea equivocada de la crisis, de hecho, la niega y se inventa la tesis de la guerra económica. Esto no tiene ningún sustento práctico ni empírico. Si insisten con el tema de la guerra económica, es poco probable que arreglen todos los problemas más difíciles que enfrenta la nación.

La economía podría empeorar

¿Cuáles son los principales problemas económicos de Venezuela?

El principal problema económico es la masiva fuga de capitales. Venezuela es el país con la mayor fuga de capitales en el mundo en relación al tamaño de su Producto Interno Bruto. El total de esa fuga en los últimos quince años se calcula en 300 mil millones de dólares y esto ha destrozado el respaldo en divisas de nuestra moneda. A medida que no hay contraprestación de esa fuga, la moneda pierde valor y esto se expresa en el aumento de los precios de los bienes, es decir, inflación.

¿El alto circulante de dinero afecta a la inflación?

La política del gobierno ha sido la monetización del déficit. Desde el año 1999 hasta 2015 la base monetaria ha aumentado en 17 mil por ciento. Toda esa cantidad de dinero es inorgánico y eso destroza el poder adquisitivo y hace que los precios de las mercancías se disparen.

¿Cómo está perjudicando la inflación al salario de los trabajadores?

La inflación, evidentemente, se ha comido el salario promedio de la población y ha ido junto al crecimiento de la escasez de alimentos, medicinas y bienes. Es más rentable para los empresarios el vender sus productos a los buhoneros y clínicas que colocarlos a precios regulados en los supermercados. Por tanto, no hay disponibilidad de mercancías reguladas. A esto se une el bachaqueo, una actividad que consiste en comprar mercancía regulada para luego venderla a precios de mercado. Esto crea una situación explosiva que, tomando en cuenta como viene la economía, podría empeorar.

2016 será mucho peor

¿Qué le espera al país si los precios del crudo siguen cayendo?

Se prevé que el año que viene los precios del petróleo sigan bajando, por tanto, los ingresos del país. Pasará lo mismo con los ingresos de los tributos debido a la contracción tremendamente severa que sufrirá la economía venezolana.

Si, en realidad, se trata de una guerra económica, ¿el gobierno está trabajando para derrotarla?

Es, simplemente un cuento de camino. El gobierno debe entender que la base de su derrota es el tema económico. Es lo fundamental que tiene que resolver todo gobierno. Asimismo, el proceso de acumulación de capitales está actualmente en crisis. Considero que esta es la crisis económica más grave en la historia de la República y creo que terminará de explotar en el año 2016. Desgraciadamente, el gobierno se niega a reconocer la magnitud y profundidad de la crisis. Por tal razón, dificulto que plantee soluciones que sean radicales.

Si no se admiten la realidad, las soluciones quedan en veremos, ¿qué nos espera para el 2016?

Si el gobierno y los economistas que lo asesoran continúan pensando que se trata de una conspiración mundial, estarían demostrando que no entienden sobre la verdadera naturaleza los problemas económicos. Por ende, no podrían plantear planes para resolverlos. Repito, estamos ante la crisis más profunda que ha tenido el modo de producción capitalista en nuestra historia. 2016 podría ser el año tope de la explosión de esta crisis: si el 2015 fue malo el 2016 podría ser mucho peor.

¿Por qué será peor?

El ajuste macroeconómico que se ha desarrollado no ha terminado de explotar y eso ocurrirá en 2016. Es probable que, finalmente, se decida aumentar el precio de la gasolina porque ya no se puede sostener; tampoco se puede sostener el tipo de cambio a 6,30 bolívares, ni tampoco a 12, ni 50: un nuevo cambio debería estar entre 180 y 250. Esta sería la devaluación más grande de la historia del país. Asimismo, la liberación de los precios de mucha mercancía regulada y se disparen diez o veinte veces por encima. Las medidas serían drásticas, se destruirían los recientes aumentos salariales y llevarían al país a una crisis realmente severa y lamentable.

Moratoria de la deuda

¿A cuánto llegará la inflación en 2016?

Es muy difícil preverla porque no sabemos, oficialmente, la de 2015. Es una negación grosera no publicar las cifras y no conocer este dato pues dificulta el estudio de esta variable para el año que viene. La inflación podría llegar a tres dígitos largos cuando sean liberados los precios de los productos que hoy están regulados. Si actualmente está en 100%, el año que viene podría llegar al doble o triple.

¿Qué deben hacer el gobierno y la próxima AN para evitar esa situación?

En economía hay dos corrientes: la liberal y la marxista. La liberal plantea el ajuste drástico de la macroeconomía y su consecuencia es el empobrecimiento de la población que depende de los salarios. La corriente marxista señala que es necesario subir los precios de muchas cosas que tienen rezagos importantes y que no tienen relación con sus costos de producción. Este incremento debe acompañarse de medidas que no afecten de una manera tan fuerte a la población obrera; asimismo, una distribución radical de la renta petrolera y medidas contra la clase capitalista que ha explotado al pueblo venezolano. Los marxistas también plantean la nacionalización de la banca y del comercio exterior, plantean una moratoria en el pago de la deuda externa e interna por algunos años para recuperar la economía y no condenar al hambre a millones de personas.

¿Quiénes o cuáles sectores se han enriquecido con la crisis económica y el sufrimiento de la gente?

Ha habido muchos empresarios que han resultado con graves pérdidas económicas durante este año. Pero, aquellos empresarios parásitos que se dedican más a la especulación de divisas o mercancía son quienes han sido más favorecidos con esta arquitectura financiera demencial. Los empresarios que se han dedicado al contrabando, a pedir préstamos al Estado para comprar productos en el mercado paralelo y luego revenderlos, quienes se han dedicado a las importaciones fraudulentas, se han hecho multimillonarios. Hay grandes beneficiarios de esta crisis y son delincuentes que han recibido el apoyo de burócratas que han robado en conjunto con estos empresarios, y todos ellos han hecho inmensas fortunas con la necesidad de la gente de adquirir alimentos y medicinas.

La gente se retira de los empleos

¿Cómo proteger el ya deteriorado poder adquisitivo del salario de los trabajadores?

Una medida fundamental es dejar la impresión de dinero inorgánico, eso contribuirá a detener el aumento de la inflación. Otra medida, como ya dije, es declarar una moratoria en el pago de la deuda externa para invertir esas divisas en un proceso radical de industrialización y agroindustrialización que permita crear empleos de calidad y con salarios relativamente medianos. Asimismo, hay que tratar de lanzar planes de inversión de infraestructura donde se pueda utilizar mano de obra productiva. De igual manera, abandonar el otorgamiento de créditos a pequeños y medianos empresarios y llevar esos recursos a la construcción de infraestructura.

¿Se ha perjudicado la creación de fuentes de empleo?

Las estadísticas dicen que el desempleo es muy bajo, ronda el 6 o 7%. Lo que pasa es que muchas personas se han retirado de sus empleos porque el salario es demasiado bajo y, por ende, se han ido al bachaqueo, negociación con las divisas, contrabando, compra y venta de artículos, clientelismo con el Estado. Esta es una de las razones por las cuales las personas no buscan empleo.

¿Es posible repatriar los capitales fugados mediante la aprobación de una ley en la nueva AN?

Se estima que se han fugado 300 mil millones de dólares, ello equivale al PIB de un buen año petrolero, con ese dinero que podrían construir 200 líneas del Metro de Caracas, equivale a 100 veces el valor de Sidor, a tres planes Marshall (que sirvió para reconstruir a Europa después de la Segunda Guerra Mundial).

Giordani tomó medidas nefastas

¿Qué opina de la liberación del mercado de la divisa que decretó el presidente Mauricio Macri en Argentina?, ¿sería positiva esa medida en Venezuela?

Para la clase obrera esas son medidas de corte negativo. Argentina tiene una moneda bastante débil y con esa medida ya se produjo una devaluación del 40%. Eso reduce el poder de compra de la clase obrera argentina y le dificulta el acceso a los alimentos y mercancías vitales.

¿Los exministros del gobierno de Chávez y Maduro, tales como Jorge Giordani y Héctor Navarro, tienen cuota de responsabilidad frente a la crisis económica que vive Venezuela?

Giordani es, de alguna forma, responsable de medidas económicas realmente desastrosas. Fue ministro de Planificación y Economía y Finanzas, y estuvo muchos años al frente de la dirección de la economía nacional. No tomó las medidas necesarias sino las más nefastas, y nunca levantó su voz para protestarlas o tratar de cambiarlas. Que ahora exprese de manera tardía sus críticas no lo exime de su responsabilidad.

“La corrupción es un cáncer”

¿Se avanzó en la consolidación de una economía socialista en Venezuela?

No hay ningún avance importante en la creación de una economía alternativa que desplace a la economía capitalista. Se ha confundido la economía socialista con los gallineros verticales, comunas y conucos, y esto se denomina pequeña producción mercantil. Esta no será socialista ni tiene nada que ver con el proyecto revolucionario.

¿El Parlamento Comunal debe tener participación en el mejoramiento de la economía nacional?

Las comunas deben organizarse mejor y de manera más formal para impulsar un parlamento que recoja las propuestas de la población que vive y construye comunas. Ahora, las comunas no tienen potencialidad económica para desarrollar industrialmente al país ni tampoco la producción de manera importante. Las comunas son pequeñas unidades de producción mercantil con escalas muy pequeñas.

¿Combatir la corrupción es fundamental para el reajuste económico?

La corrupción es un cáncer brutal que sufre el país. Este flagelo se ha masificando, estandarizando y hasta legalizando. Lo peor de la corrupción se expresa en la fuga de divisas, recursos que pueden invertirse en la producción industrial, infraestructura y construcción de viviendas. Hay que buscar formas para hacer más transparente y auditable al gobierno y también a las empresas privadas.

Entrevista realizada por Carlos Díaz. Diario La Razón

Elecciones a la Asamblea Nacional: crisis económica o la falaz “guerra económica”… derrota histórica y grises perspectivas. Por: Manuel Sutherland (CIFO)

La profunda derrota sufrida por el gobierno bolivariano en la Asamblea Nacional es sin duda un hecho político contundente que amerita un análisis profundo. Por razones de espacio, este breve artículo abordará: lo que consideramos las causas concretas (materiales) del descalabro, un esbozo de la crisis económica, algunos números de la contienda electoral y un asomo a lo que puede ser el futuro cercano del progresismo venezolano.

La crisis económica más importante del siglo es simplemente… negada

Venezuela tendrá por tercer año consecutivo la inflación más alta del mundo, que en 2014 fue (muy subestimada) de 68,5%. La inflación de 2015 ha sido frontalmente ocultada por los organismos estatales, prohibiendo con denuedo su publicación. En 2015 se prevé que la inflación sobrepase los tres dígitos, convirtiéndose en la inflación más fuerte de nuestra historia. Hablamos de: déficit fiscal de dos dígitos, la caída del 70 % de los precios del petróleo, el riesgo país a la inversión internacional más alto del globo (JP EMBI+ 2400 puntos, 2015), la estrepitosa caída del PIB del año anterior  (cerca del 4 %), la cantidad de divisas operativas en las reservas internacionales más baja del decenio y una tremebunda escasez de toda clase de bienes y servicios. A todo ello se le suma la fuga de capitales –en relación con su PIB- más grande del planeta.

Ante ese deslucido panorama se erige la certeza de que la situación va a ser más grave. Frente a todas estas evidencias, los planteamientos del gobierno han sido simplemente negar la existencia de la crisis a fuerza de ideas conspirativas que por más ornamentos que posean, no pueden ocultar la gravísima destrucción del poder adquisitivo obrero y todos los males materiales que la crisis acarrea.

La peor derrota electoral de cualquier gobierno progresista

A pesar de semejante crisis, el gobierno realizó un campaña bastante confiada en el poder de su maquinaria electoral (el PSUV cuenta con cerca de 7 millones de inscritos y todos los recursos del Estado a disposición) y en la constante amenaza propagandística que hacía vender que un triunfo opositor sería la eliminación de todo el aparataje popular-asistencial de subsidios, prebendas y regalos. El gobierno no planteó un futuro mejor, ni la promesa de mejorar o al menos reconocer los horrendos errores cometidos. Por el contrario, la campaña enfatizó sus logros, publicitándose como el mejor gobierno del planeta, haciendo caso omiso al pavoroso devenir económico.

La oposición se centró en el tema meramente económico, postergando sus tradicionales idioteces anticomunistas (Ej.: el gobierno te quitará tus hijos, te obligará a compartir a tu mujer y te va expropiar la manera de vestir). Los cursis gritos de “libertad” pasaron a un segundo plano y todo se centró en vender la mentira de que su triunfo resolvería los gravísimos problemas económicos. En tal desvarío, candidatos como Tomás Guanipa vendieron la propuesta de “dolarizar el salario”, y otros prometieron igualar el salario a una canasta alimentaria 5 veces más elevada que el salario actual. Entre cada oferta huera y anodina se adjuntó un fementido universal abstracto, tan vacío como sus exponentes: “queremos cambio”.

El seis de diciembre se realizaron los comicios para elegir a los 167 diputados que legislarían hasta el 5 de enero del año 2021. Con una abstención tremendamente baja (25 %) para ese tipo de elecciones, el gobierno insuflaba una “titánica” confianza en los resultados.

En la madrugada se supo el primer boletín parcial que mostraba una soberana e impensada felpa de la oposición al gobierno. En los días subsiguientes se sabrían los demás guarismos que apuntaban a la peor derrota de gobierno progresista alguno (hasta ahora).

En resumidas cuentas:

  1. En la última elección a la Asamblea Nacional (2010) el gobierno había obtenido 98 curules frente a 65 escaños del antichavismo nucleado en la MUD.
  2. En las elecciones presidenciales de 2013 Nicolás Maduro había triunfado con 7.586.251 de votos, apenas 224 mil más que su adversario, el chavismo ya había perdido[i] alrededor de 700 mil votos en apenas seis meses.
  3. En estas elecciones[ii] el chavismo sólo obtuvo 5.615.300 votos, casi 2 millones de votos menos que en 2013. La oposición creció en apenas en 5 %. Eso pareciera indicar que buena parte del voto chavista no migró hacia la oposición.
  4. A final de cuentas la oposición obtuvo 112 escaños contra apenas 55 del gobierno, que pierde en cinco años la bicoca de 43 diputados, casi el 50 % de sus legisladores.
  5. La oposición obtuvo el 57 % de los votos, pero por la forma mayoritariamente circuital de la elección, obtuvo el 68 % de los curules. El chavismo con un nada despreciable 42 % de los votos obtuvo apenas el 33 % de los escaños[iii].
  6. La estructura de la elección favorece a las mayorías y afianza un negativo bipartidismo, haciendo imposible la irrupción de fuerzas alternativas e irrespetando los principios básicos de la proporcionalidad del voto.
  7. El gobierno apenas triunfó en 6 estados y en ellos la sumatoria neta de votos favorables apenas alcanzó la cifra de 100 mil votos.
  8. En el Estado Carabobo dirigido por un gobernador bolivariano, Maduro había triunfado en el 2013 con una diferencia a favor de 15 mil votos. En esta la elección la derrota fue por más de 205 mil votos.
  9. En el Estado Zulia la diferencia entre votos opositores y chavistas fue cinco veces más favorable a la oposición. En el distrito capital la ventaja fue siete veces más grande para la oposición[iv].
  10. En Estados gobernados por chavistas como Bolívar y Barinas, la oposición aumento su ventaja electoral en cerca de 400 %[v].
  11. El voto nulo fue protagonista, no por los deseos de anarquistas y algunos trotskistas, sino porque muchas personas con dificultades tecnológicas no pudieron expresarse como quisieron.
  12. El sistema electoral venezolano no prevé la posibilidad de que los electores manifiesten su descontento emitiendo un voto en blanco; al extremo que para el CNE estos votos deben considerarse como nulos y un error del elector, pero no una decisión deliberada.[vi]
  13. A nivel nacional hubo la bicoca de 697.947 votos nulos (4,77%)[vii]. Hubo una casi triplicación del voto nulo, comparado con la última elección asamblearia. Hubo muchas denuncias de imposibilidad efectiva de votar por quien querían, en los sectores de menores ingresos[viii].
  14. En el circuito 3 de Aragua, el oficialismo perdió por apenas por apenas 82 votos -sobre 158 mil-. En esa circunscripción los votos nulos alcanzaron la escandalosa cifra de 16 mil. Es probable que muchas personas afectas al chavismo hayan pulsado los “ojitos” de la tarjeta del PSUV, pero no la tecla específica que marca el voto[ix].
  15. En el circuito 4 del Estado Aragua, el favorito Elvis Amoroso también perdió por siete mil votos, cuando los votos nulos fueron 30 mil.
  16. Para la votación de diputados indígenas, región oriental, la cifra de votos nulos alcanzó el 20 % de la votación total. Es evidente que tamaña cifra debe revisarse como un problema en el cual la población trata de expresarse y su voto sale nulo.[x]

El gran responsable de la derrota es… la “guerra económica”

“Ha triunfado la guerra económica (…) el esconder los productos, encarecerlos,  (…) se establecía el precio justo para un producto y lo escondían todo, a una camisa de vestir le ponen el precio que le da la gana: 100 mil bolívares, un par de zapatos 60 mil bolívares –el salario mínimo es 16 mil bolívares-“

Presidente Nicolás Maduro[xi]

Apenas la rectora del CNE ofreció las resultas, el Presidente Nicolás Maduro hizo una alocución reconociéndolos. Luego de ello, procedió a responsabilizar a la “Guerra Económica” (GE) como la causante del estrepitoso fracaso, ya que –según él- ella desanimó y doblegó a las bases chavistas, impidiéndoles ir a votar por el proceso.

En otras oportunidades he criticado la teoría de la GE. En particular en una breve trilogía publicada hace unos meses[xii]. En resumidas cuentas diría que:

a) El contrabando no lo hacen personas que quieren derrocar a Maduro y que son pagadas por la CIA. Dicha actividad se ha visto incrementada debido a los enormes márgenes de diferencia entre los precios regulados por el estado y los precios a los cuales se pueden vender esas mercancías en Colombia, Brasil, Panamá etc.

b) Bajo una espiral inflacionaria y al haber precios regulados –donde ganarían como máximo 30 %, habiendo una inflación anual de 68,5 % (2014)-, las expectativas indican que los precios van a aumentar, por ende, es normal que todos los comerciantes prefieran no vender las mercancías todavía y protegerse de una posible subida de precios. A eso el gobierno lo llama “acaparamiento”.

c) Antes de vender las mercancías a precios regulados a la población, los comerciantes prefieren venderla a restaurantes, clínicas, etc., con los que pueden tranzar un precio más alto que el regulado, lo cual le permite obtener más ganancias.

d) Buhoneros y minoristas de toda laya pueden negociar con comercios y fábricas para comprar a un precio por encima de la regulación, porque ellos pueden revender a un precio robusto sin ningún límite o control estatal. Vendiendo esas mercancías a buhoneros y distribuidores ilegales, podrían obtener elevadas ganancias libres de impuestos.

e) La “especulación” no es la causa de la subida general del nivel de precios, es por el contrario su consecuencia. Todas las economías del mundo han pasado por cuadros inflacionarios similares al que acaece en Venezuela, de hecho en Alemania la hiperinflación llegó a hacer que una cerveza costase 4 mil millones de marcos. Obviamente no había “guerra económica” en Alemania. En Argentina, Bolivia y Brasil también sucedió lo mismo aun cuando ningún Presidente de esos países era enemigo de EEUU.

g) Hay que estudiar las causas estructurales que han hecho de nuestra economía una víctima recurrente de la inflación. Es de recordar que en los años noventa, las tasas de inflación llegaron a ser de más del 100%, ese crecer de los precios fue acompañado por una severa escasez. Eso sí, a nadie se le ocurrió argumentar que la inflación era inducida por una GE contra Caldera o CAP.

h) Aunque parezca contradictorio, los “guerreros económicos” dicen que la inflación no existe, pero que al mismo tiempo es inducida. Rizando el rizo, comentan que los empresarios en Venezuela (restaurantes y quincallas chinas incluidas) siguen las órdenes de un mando central golpista que es dirigido por el FBI desde Miami, para forzar a los empresarios a subir los precios de las mercancías, cosa que encime les conviene porque mientras más inflación –según ellos- más ganancia (¡!).

En síntesis:

  • 1. La “teoría” de la Guerra Económica (GE) es un disparate. No se debe atribuir la derrota electoral a algo que no existe.
  • 2. La inflación no le conviene al empresario, mientras más suben de precio, menos venden, menos ganan y tienden a quebrar porque ya no pueden reponer inventario y cubrir sus costos. Creer que precios altos es ganancia alta es prehistórico, es una ilusión monetaria.

Si la GE fuera cierta habría comerciantes chavistas que no la harían y vendieran todo barato y surtido. Desgraciadamente las empresas estatales son las que más escasez tienen. Penosamente, hay que decirlo, quienes más contrabandean ybachaquean[xiii] son altos funcionarios estatales que precisamente les conviene que su gobierno se eternice. Por ende, no lo hacen para derrocarse a sí mismos, sólo se aprovechan de un súper negocio.

Si la GE fuese cierta y todos los empresarios destruyen la economía a propósito, la única solución factible sería la expropiación radical de todas esas empresas y su control estatal. Sin embargo, los ideólogos de la GE jamás lo plantean y se contentan con exigir mayores fiscalizaciones. Tal absurdo se resume a tratar de “regular” la GE. Mientras tanto, el gobierno “en guerra” les vende dólares preferenciales a los capitalistas, les ofrece créditos con tasas de interés real negativa, les ofrece condonaciones de deuda, les reduce impuestos e imprime mucho dinero inorgánico para luego prestárselo a tasas ridículamente bajas a la burguesía y ésta pueda comprar dólares en el mercado paralelo. Vaya “guerra” extraña.

Peor aún. Si el gobierno dice que la terrible situación económica actual se debe a la GE, muchos electores pudieron pensar que todos los problemas económicos se podrían resolver con la salida del gobierno, ya que eso haría que los empresarios dejasen de “guerrear” y la economía fluyese libre de crisis.

Si la GE es la causa de todos los males, el gobierno debería ceder a los capitalistas y hacer cumplir su voluntad. De tal forma, los problemas de escasez, inflación y pobreza desaparecerían al instante. Si el gobierno lleva años “combatiéndola” y cada día la situación empeora, la solución es la plena conciliación de clases, pactar y obedecer a los capitalistas en sus exigencias. La ideología de “guerra económica” es cobarde, liquidacionista y mendaz.

Grises perspectivas

Mientras el gobierno insista en la estólida tesis de la “guerra económica” no podrá formular ninguna política eficaz contra las causas estructurales y coyunturales de la crisis económica que se niega a reconocer. La crisis económica fue la madre de la derrota política del gobierno.

Si el gobierno se niega a hacer una autocrítica profunda, la situación económica debe empeorar, ya que sin ella no se pueden advertir los dramáticos errores en política económica que empeoraron de manera catastrófica el natural declive cíclico de la economía.

Mientras se insista en plantear “soluciones” absurdas e ineficientes como los mercados a “cielo abierto” para paliar los problemas de abastecimiento, los problemas deben empeorar. Ni hablar que en esos mercados los controles se apartan, las mafias entran en acción y la corrupción se multiplica. Las 10 horas de colas para comprar un pedazo de cerdo son percibidas con extrema molestia por una población que lleva décadas acostumbrada a comprar en supermercados y mercados municipales surtidos, dada nuestra munificente renta petrolera y la histórica sobrevaluación de la moneda. Las personas que no hacen las 10 horas de cola compran el cerdo hasta 8 veces más caro. Ambos, el que hizo la cola y el que pagó mucho más por el puerco deben sentirse muy amargados.

Aunque el gobierno se haga el ciego ante la crisis, ésta avanza. Aunque no la nombre e incluso la prohíba con un ukase, la crisis se expande y amenaza con destruir el micro poder adquisitivo de la clase obrera.

El gobierno, el ajuste y la inmediatez de la crisis

La inminencia de completar el ajuste macroeconómico más drástico en la historia de Venezuela, es cada vez más feroz. Cada día que pasa las cuentas no cierran, se expanden los déficits y los ingresos se vienen abajo dada la tremenda baja cíclica del precio del petróleo. Cuando el precio del petróleo subió 9 veces no se ahorró. Más bien se aumentó el ritmo de gastos, el país se endeudó más y la base monetaria se expandió en más de 17 mil por ciento (1999-2015)[xiv]. La esperada por todos, menos por los dirigentes del Estado venezolano, caída en los precios de los hidrocarburos, mostró la más absoluta improvisación en el manejo de las cuentas nacionales y la más lánguida de las irresponsabilidades.

El devenir de esa situación se fue gestando en el medio de una reedición de la Venezuela Saudita de 1975-1981, donde los precios del petróleo también subieron y el estado se dedicó a gastar lo más rápido todo aquel provento. El resultado fue el llamado “viernes negro” que en 1983 rompió la ilusión saudí y mostró la hoz de la pobreza que azotaría al país con fuerza inusitada.

El año 2016 puede traer consigo el completar del ajuste macroeconómico más fuerte y anti obrero de nuestra historia. La situación económica de 1989, año del fatídico 27 de febrero, era menos mala que la actual. Las devaluaciones y aumentos del tipo cambio que se plantearon en aquellos tiempos rozaban el 100 % y un poco más. Sin duda medidas graves y empobrecedoras. En la actualidad las distorsiones son mucho más grandes. Para ofrecer una dimensión de la situación, los aumentos en el tipo de cambio y en la gasolina pueden ser de 4000 % para las divisas y de 20000 % para el combustible. Si se aumenta el tipo de cambio que se usa para importar medicinas y alimentos en 4000 % aún quedaría rezagado a ser apenas un 25 % del precio del tipo de cambio que se transa en el mercado paralelo. Llenar un tanque de gasolina de 44 litros cuesta apenas 4,5 bolívares. Aumentar en 20 mil por ciento llevaría el precio de llenar un tanque a 900 bolívares, menos de un dólar del precio al que se comercializa la divisa en la frontera colombo-venezolana.

Ambos incrementos, por sólo nombrar un par, tendrían un efecto de inmediata irrigación sobre todas las demás mercancías, las cuales deben sufrirían incrementos correlativos de más de tres cifras largas. Si se abandona el esquema regulatorio de precios, para frenar la tremebunda escasez, los productos aparecerán, pero vendrán a unos precios tan altos que convertirán los otrora salarios mínimos de Venezuela (2008) de 500 dólares, en salarios de 50 dólares, medidos a tasa oficial.

Es realmente impresionante la profundidad de la crisis y lo drástico que se muestran los ajustes capitalistas de la misma, partiendo de la rotunda negación del gobierno a encabezar una revolución socialista de verdad, que destruya el poder político y económico de la clase explotadora. Estando cerrada esa puerta, el ajuste que se avecina se muestra como la peor pesadilla de nuestra joven república. La izquierda perdida en su laberinto populista-clientelar se muestra como una comparsa acrítica del “progresismo”. Hoy está más desmantelada e inoperativa que nunca. Sin organizaciones sólidas y blandiendo las ideologías conspirativas más delirantes, es difícil no prever una verdadera y estructural derrota histórica del movimiento obrero.

____________________________________________________

[i] Los resultados de la elección presidencial de 2012 están disponibles en este link: http://www.cne.gob.ve/resultado_presidencial_2012/r/1/reg_000000.html

[ii] La comparación entre una elección asamblearia y presidencial no es de lo más fructífera. Sin embargo, en las circunstancias de extrema politización, una comparativa entrambas puede reflejar ciertos comportamientos puntuales.

[iii] Datos extraídos de la tabla que publicó Javier Biardeau en su artículo “6-D: Fin del “Pote Humo”. No es momento para felicitadores ni jalabolas” Fecha: 08/12/2015. Disponible en:http://www.aporrea.org/actualidad/a218737.html

[iv] Ambas comparaciones con respecto a las elecciones de 2013

[v] Ibídem.

[vi] Martínez, Eugenio. Resultados del 6D arrojaron aumento de votos nulos. Fecha: 08/12/2015. Artículo disponible en: http://www.elpitazo.com/ultimas-noticias/resultados-del-6d-arrojaron-aumento-de-votos-nulos/

[vii] Ibídem.

[viii] Pérez, Irving. Votos nulos pudieron cambiar los resultados electorales en algunos circuitos. Fecha: 13/12/2015. Disponible en: http://efectococuyo.com/efecto-cocuyo/politikom/votos-nulos-pudieron-cambiar-los-resultados-electorales-en-algunos-circuitos

[ix] Diputadas y Diputados Lista a la Asamblea Nacional del ESTADO ARAGUA. Página web oficial del CNE. Disponible en: http://www.cne.gob.ve/resultado_asamblea2015/r/0/reg_040000.html

[x] Diputada o Diputado por la Representanción Indígena a la Asamblea Nacional Región Oriente. Página web oficial del CNE. Disponible en: http://www.cne.gob.ve/resultado_asamblea2015/r/0/reg_000000.html

[xi] Palabras del Presidente Nicolás Maduro en la madrugada del 7 de diciembre de 2015.  Vídeo disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=AyDRNX2oDd8

[xii] En este link, del portal digital Contrapunto, se encuentra la sintética triada de artículos críticos con la ideología de la guerra económica: http://contrapunto.com/usuario/Manuel%20Sutherland/

[xiii] Bachaquear es un neologismo venezolano que se aplica a las personas o empresas que compran mercancías a precios regulados por el Estado y luego la revenden al precio más alto posible.

[xiv] Banco Central de Venezuela. Base Monetaria. Disponible hasta 2015 en: http://www.bcv.org.ve/