La esencia de mis diferencias con Iñigo Carrera sobre renta. Por: Rolando Astarita

En notas anteriores (aquí, aquí y aquí) expliqué mis diferencias con la teoría de renta de la tierra que ha propuesto el profesor Juan Iñigo Carrera (quien a su vez dice inspirarse en Marx). La posición del profesor Iñigo Carrera goza de amplio respaldo por parte de los marxistas en Argentina y a nivel internacional.

El motivo de esta entrada es que en el número 2 de la revista Propuesta Marxista Ezequiel Hernández publica una nota, “Renta, discusión y sustancia”, en la que analiza el debate y cita un pasaje que es clave para comprender el fundamento último de mis diferencias con la interpretación imperante entre los marxistas. Dice el profesor Iñigo Carrera:

“El valor de una mercancía es la cantidad de trabajo abstracto socialmente necesario que se gastó de manera privada e independiente para producirla” (“Renta agraria, ganancia del capital y tipo de cambio: respuesta a Rolando Astarita”, http://www.ips.org.ar/wpContent/uploads/2011/04/Juan_Inigo_ Carrera_Respuesta_a_Astarita_sobre_renta.pdf; citado por Ezequiel Hernández en https://revistapropuestamarxista.wordpress.com/; énfasis agregados).

Pero si el valor es trabajo socialmente necesario, no puede ser simple gasto de trabajo privado e independiente. Si alguien emplea de forma privada más tiempo que el trabajo socialmente necesario, y si valor es trabajo socialmente necesario, esa persona no puede haber creado más valor que el determinado por el trabajo socialmente necesario. Para explicarlo con un ejemplo sencillo: si 100 productores emplean 10 horas en producir el bien A, el tiempo de trabajo socialmente necesario empleado en producir A es, naturalmente, 10 horas. Si ahora aparece un trabajador número 101 que emplea 80 horas en producir A, no por ello alterará el valor de A. El productor 101 venderá A en el equivalente de 10 horas (trabajo socialmente necesario). Por lo cual 70 horas de su trabajo privado no contarán como creadoras de valor.

Lo anterior se explica porque el valor es una categoría social, no individual. Escribe Marx: “El valor real de una mercancía, sin embargo, no es su valor individual, sino su valor social, esto es, no se mide por el tiempo de trabajo que insume efectivamente al productor en cada caso individual, sino por el tiempo de trabajo requerido socialmente para su producción” (El Capital, p. 385, t. 1 Siglo XXI; énfasis agregado).

La idea de que el valor de la mercancía no es su valor individual, sino su valor social, está también expresada por Marx cuando trata la segunda determinación de trabajo socialmente necesario. Esta segunda determinación no tiene que ver con la productividad del trabajo, sino con que al llegar al mercado el productor debe encontrar una demanda acorde. Por eso, en el capítulo 3 del tomo I de El Capital Marx presenta el caso del tejedor que habiendo producido según la tecnología promedio y con la intensidad de trabajo imperante en la rama (primera determinación de “socialmente necesario”), no encuentra compradores porque demasiados productores se han volcado a producir tela:

“Si el estómago del mercado no puede absorber la cantidad de lienzo al precio normal de 2 chelines por vara, ello demuestra que se consumió, bajo la forma de la fabricación del lienzo, una parte excesivamente grande del tiempo de trabajo social en su conjunto. El resultado es el mismo que si cada uno de los tejedores hubiera empleado en su producto individual más tiempo de trabajo que el socialmente necesario” (p. 131).

De nuevo, en este caso el valor no se mide por el tiempo de trabajo individual de cada productor. Si cada productor empleó 10 horas de trabajo para fabricar A, pero de conjunto produjeron A en una cantidad superior a lo que el mercado puede absorber, las 10 horas de trabajo individual cuentan por menos de 10 horas de trabajo social; esto es, de valor. Por eso Marx explica que el resultado es el mismo que si cada tejedor hubiera empleado en su producto individual más tiempo de trabajo que el socialmente necesario. En otros términos, hubo tiempos de trabajo individuales que no generaron valor (que, insisto, es tiempo de trabajo socialmente necesario).

Estamos en el ABC de la teoría de Marx. Mi diferencia con Juan Iñigo Carrera (y sospecho que con gran parte de los teóricos marxistas) en la cuestión de la renta de la tierra tiene su fundamento último en esta idea elemental: sostengo que el valor es social, no individual o privado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s