Pablo Rieznik. Por: Rolando Astarita

S

En la madrugada de ayer, 17 de septiembre, falleció, víctima de un cáncer, Pablo Rieznik, dirigente del Partido Obrero. Pablo también fue docente de Economía en la facultad de Filosofía y Letras y de Ciencias Sociales. Con esta breve nota quiero rendir homenaje a un compañero que fue un ejemplo de militancia y constancia revolucionaria. En lo personal, Pablo también enlaza con un período de mi vida, entre 1969 y 1974, cuando milité en el viejo Política Obrera, antecesor del actual Partido Obrero. Pablo formó parte de esa juventud que sintió a pleno el impacto del Cordobazo, del mayo francés, de la primavera de Praga y del ejemplo de compromiso militante del Che. Fueron tiempos en que “una emoción sublime reinó, un entusiasmo de espíritu hizo estremecerse al mundo”. Y Pablo se mantuvo fiel a ese “entusiasmo de espíritu” hasta el final. De ahí que, a pesar de que desde hace muchos años nuestros caminos políticos se separaron, – y no pocas veces discutimos fuerte sobre diversos temas- jamás puse en duda acerca de en qué lado de la divisoria de clases estaba.

Sin embargo, mucho de esto se leerá por estos días en la prensa del PO y posiblemente de los partidos del FIT. Por eso, lo que quiero hacer con este pequeño homenaje es transmitir a los jóvenes militantes un mensaje: por fuera de las diferencias políticas y teóricas que pueda haber entre nosotros, hay uniones de compromiso social y revolucionario profundas, que marcan nuestras relaciones. Creo que nunca deberíamos olvidar esto, por más ásperas que sean algunas polémicas.

La última vez que hablé con Pablo fue en octubre del año pasado, debido a una nota sobre teoría marxista del dinero que publicó En defensa del marxismo. Allí me contó que estaba luchando contra un cáncer. Me asombró la entereza, y hasta diría el optimismo, con que afrontaba la enfermedad. Era Rieznik de cuerpo entero.

Para finalizar, una pequeña anécdota, con deuda que no terminé de saldar: tiempo atrás había criticado su interpretación de la teoría de Ricardo sobre salarios. Hace pocas semanas, releyendo sobre el asunto, había llegado a la conclusión de que yo estaba equivocado, y le escribí para decírselo, y que podía usar como quisiera mi admisión. Me devolvió la comunicación con un “gracias”, pero me quedó pendiente pedirle un café para charlar el tema.

Ahora ya no habrá charla sobre salarios, ni café, y menos todavía ocasión para nuestras “furiosas peleas” en mesas redondas sobre si el capitalismo está, o no, en crisis crónica. Adiós Pablo, hasta la victoria.

NOTA: La Pipa Rota comparte la tristeza que embarga al Prof. Rolando Astarita por el fallecimiento de un gran luchador por los intereses de la Clase Obrera: Pablo Rieznik

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s