No vale Golpe de Timón cuando están Perdidos en el Espacio. Por: José Capitan

El proceso bolivariano destruyó la producción nacional tras 17 años de gestión, que no es lo mismo que la economía capitalista. Puede haber producción nacional sin economía capitalista, y también con ella. Ubicándose como “chavistas de izquierda”, ciertos críticos señalan que de una u otra forma el gobierno actúa contra el capitalismo, esto es un engaño, no van ni un ápice en esa dirección, ni siquiera un intento o un deseo. Por eso mismo, chavistas de izquierda es un contrasentido.

A la par que crecían los ingresos por venta de petróleo, aumentaban las importaciones y se desindustrializaba el país, e igualmente se endeudaban en dólares, producto de esa mismas importaciones, y por otro lado se enriquecían unos cuantos advenedizos junto a sectores comerciales, banca y empresas. Pero al venir la baja de los precios petroleros igual vino la debacle, todo esto no tiene nada que ver en lo más mínimo con la palabra socialismo.

Hoy ante tal situación, los chavistas críticos, tan arrojados, no tienen escrúpulos en pedir un entendimiento entre el sector privado y el gobierno, ¡más aún!, como si la banca, la esencia del capital financiero, no fuese el sector mayormente privilegiado durante toda estos años. Inclusive plantean levantar el control de cambios, subir el precio de la gasolina, el ajuste de precios y la reprivatización de empresas nacionalizadas. Del salario, cuando hablan, es por un mínimo despreciable aun más devaluado que el vigente. Esta es una posición absolutamente de derecha, precisamente cuando el régimen hace agua, y no precisamente por culpa de la ultraderecha, ellos de nuevo se prestan a ejercer su papel de preservadores del capitalismo, como lo hizo el estalinismo baluarte durante decenas de años para que no avanzara la revolución en Rusia y en cualquier parte del mundo. No por casualidad el PCV y el GPP hacen lo suyo junto a estos chavistas críticos.

Las democracias, ambas, la representativa y la protagónica, desde 1958 intentaron con resultados negativos fomentar una burguesía nacional eficaz, pero como ellos mismos lo confiesan, no superaron lo que se inició mucho antes, desde los años 20 del siglo pasado, vivir parasitariamente de una parte de la renta petrolera, porque la otra se la llevaron sus socios imperialistas. La economía alternativa, vía socialismo, se inicia tras un gobierno de los trabajadores. Y precisamente, la función del chavismo es prevenirlo tras la irrupción de las masas iniciada con el Caracazo en 1989. El PSUV tiene como función principal evitar que los trabajadores y una izquierda autentica se organicen, y para eso tienen la ayuda del PCV y el arco iris del GPP, desde el PPT hasta los ex-guerrilleros, que con pequeños cargos, también se han beneficiado durante estos años de acompañamiento en el gobierno.

Hierro y acero, aluminio, oro, generación de electricidad, alimentos, manufactura, petróleo aguas abajo, petroquímica y gas, pesca, agricultura y ganadería, junto a la educación técnica, tiene una cifras alarmantes de inoperatividad, sólo les queda como siempre producir y vender crudos.

Todo duró hasta que decayó el precio del petróleo… y se estrellaron. Todo lo nacionalizado con indemnización paga o todavía en deuda, porque no tienen para pagar, no marcha, entonces es una política de gobierno, porque no es la excepción sino la regla.

¿Qué intentan los críticos chavistas? Convencer de que el chavismo prosiga en su derrotero, es decir, impidiendo la generación de la independencia de clase, autónoma, luchadora. Quieren y gritan el ajuste, el aumento de los precios, regreso a los capitales privados, devaluación, seguir parasitando con compra de deuda salvando a los acreedores con su pago puntual y religioso.

Confiesa sobre el país Edgar Hernández Behrens, ex presidente de CADIVI, de BANFOANDES y ex superintendente de la SUDEBAN: “No tenemos ningunas reservas”, reflejando la inocultable “crisis”.

CADIVI inició con una plataforma cambiaria de 13 millardos de dólares. En 2004 saltó soportada con reservas de 30 millardos de dólares. Era capaz de cubrir 96 por ciento de las necesidades del país y pagó la deuda comercial de 10 millardos en poco tiempo”, luego continua, “hubo exageración de las importaciones y presumible muchas importaciones fraudulentas fueron en los años 2007-2008… Algo impresionante. Pareciera, hay presunción, que hubo ineficiencia y corrupción”.

En realidad el desfalco mediante CADIVI comenzó desde su inicio, no después, como tampoco la pudrición en PDVAL, o escándalos de fraudes como el de Antonini Wilson o Francisco Illaramendi, pero había dinero para cubrir los robos. Es también notorio el caso de la emisión de notas estructuradas valoradas en dólares y pagadas en bolívares a precios preferenciales y negociadas a precio de mercado… paralelo o negro. Un desfalco al país descomunal y ganancias gigantescas para los operadores financieros.

Y los críticos, salvadores de la patria piden rectificar, piden “golpe de timón” cuando están perdidos en el espacio.

Si la banca, y el control del comercio exterior, siguen en manos de los dueños del capital este país no saldrá de la crisis. Para salir de ella se requiere la nacionalización bajo el control de los trabajadores, así como la suspensión inmediata del pago de la deuda, para que su beneficio sea en bien de ellos mismos y no de los de siempre, los que usurpan el poder. Por un gobierno de los trabajadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s