La molestia de buena parte del pueblo venezolano. Por: Rubén Alexis Hernández

Tras los recientes saqueos queda claro que la situación económica es cada vez más complicada, y los pobres, quienes han sido los más afectados, no esconden su molestia. En verdad la “crisis” capitalista golpea con todo a una Venezuela cada vez más endeudada, explotada por las corporaciones globales, con una notable reducción de sus reservas internacionales, y para colmo golpeada por la corrupción de “socialistas” y ‘escuálidos’ y la ineficiencia institucional. Tristemente el Gobierno central pretende hacer creer que los saqueos y diversas formas de protesta contra la dura situación socioeconómica, no son más que estrategias de la derecha y/o del Imperio estadounidense de cara a las elecciones parlamentarias de este año; resta importancia a la frustración y rabia justas de millones de venezolanos debido a sus miserables sueldos y a que tienen que soportar largas filas para adquirir alimentos y otros rubros.

Es tan difícil la situación en el país, que a estas alturas no se descarta incluso un estallido social tipo Caracazo, más aún cuando distintos voceros del Gobierno “socialista” han admitido que hay que tomar medidas que causarán más estragos en el bolsillo y en la moral de los venezolanos. ¿Qué pasará cuando sea aumentado el precio de la gasolina?, ¿hasta cuando alcanzará el presupuesto para las misiones sociales, cada vez más limitado, por cierto?, ¿continuarán los subsidios alimentario, educativo y sanitario? Y ante el aumento de la conflictividad, no parece haber otra solución para el Gobierno que la represión creciente, y en este contexto se ubica la Operación Libertad y Protección del Pueblo (OLP), que ya ha cobrado la vida de decenas de venezolanos y el desalojo violento de centenares de habitantes del eje panamericano en la ciudad de Caracas. Muy posiblemente la represión policial y militar será proporcional a la molestia y accionar protestatario del pueblo humilde.

Lamentable la situación que afecta a los pobres, pero no es nada que sorprenda en el contexto capitalista-rentista venezolano, inevitablemente alterado  por la “crisis” de impacto global. Si al menos el país hubiera alcanzado una mayor productividad de alimentos y otros rubros, y se dependiera menos de las importaciones, la situación general no sería tan perjudicial. Pero no hay marcha atrás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s